top of page

Potenciando el Éxito Académico a Través de la Crianza Positiva y la Colaboración Escolar

La educación desempeña un papel fundamental en el desarrollo integral de los niños y jóvenes, brindándoles las herramientas necesarias para crecer intelectual, emocional y socialmente. En este sentido, los cuidadores desempeñan un papel crucial en el éxito académico de sus hijos e hijas, ya que su influencia en la motivación, la autoestima y el bienestar emocional puede marcar la diferencia en su rendimiento escolar y su actitud hacia el aprendizaje (Drevitch, 2021). La crianza positiva emerge como una estrategia efectiva para respaldar el desarrollo cognitivo y emocional de los niños y niñas, al tiempo que ayuda a los cuidadores a establecer expectativas realistas en cuanto al desempeño académico de sus hijos e hijas.



Crianza Positiva: Clave del Éxito Académico

La crianza positiva es un enfoque de crianza que se centra en el bienestar emocional de los niños y niñas, así como en la creación de un ambiente seguro y afectuoso en el hogar (Mecking, 2020). Se basa en la idea de fomentar una relación respetuosa y amorosa entre cuidadores e hijos, donde se promueve la comunicación abierta, el apoyo emocional y el establecimiento de límites claros pero flexibles.

La importancia de los estilos de crianza en el desarrollo académico de los niños ha sido objeto de investigación en diversos estudios. Uno de ellos, llevado a cabo por Robledo (2019), reveló que los estilos de crianza desempeñan un papel fundamental en el rendimiento académico de los niños de 3 a 5 años. Este estudio encontró que los niños que recibían una crianza positiva, caracterizada por un ambiente afectuoso, estimulante y estructurado, mostraban mejores resultados en términos de logros académicos.

Además, otro estudio realizado por Mendoza y colaboradores (2019) también destacó la importancia de las prácticas de crianza en el rendimiento académico de los estudiantes. Este estudio encontró un efecto significativo de las prácticas parentales en el desempeño académico de los hijos, lo que respalda la idea de que la crianza juega un papel determinante en el éxito educativo. En conjunto, estos hallazgos subrayan la relevancia de la crianza positiva como una herramienta efectiva para mejorar el rendimiento académico de los hijos.



Expectativas Realistas y Apoyo Amoroso

Es importante que los cuidadores establezcan expectativas realistas y alcanzables para sus hijos (Aranzábal, 2021). Al hacerlo, proporcionan un marco claro y comprensible para que sus hijos progresen académicamente. El equilibrio adecuado entre desafiar a los niños y brindarles el apoyo necesario es fundamental para su éxito académico (Mecking, 2020). Esto implica reconocer y valorar las habilidades y capacidades individuales de cada niño. Los cuidadores deben esperar que sus hijos e hijas participen y se esfuercen, alentándolos a alcanzar su máximo potencial, pero también deben ser conscientes de sus limitaciones y no exigirles más de lo que son capaces de hacer.

En este sentido, el Centro de Estudios Atenea (2023) destaca la importancia de comprender que cada niño tiene un ritmo y estilo de aprendizaje únicos. En consecuencia, los cuidadores deben estar atentos a las señales y necesidades individuales de sus hijos, adaptando sus expectativas y apoyo en consecuencia. Esto implica fomentar un ambiente de apoyo y aliento, donde los errores sean vistos como oportunidades de aprendizaje y el progreso se valore más que los resultados inmediatos.

Las expectativas de los cuidadores tienen un gran impacto en el desarrollo de los hijos (Seifert, 2021). Pueden ayudar a nutrir el sentido de autoestima de los hijos y estimular un desarrollo saludable (Seifert, 2021). Cuando los cuidadores tienen expectativas realistas y adecuadas, brindan un entorno en el que los hijos se sientan apoyados y motivados para alcanzar sus metas. Estas expectativas pueden transmitirles confianza en sus habilidades y capacidades, lo que a su vez fortalece su autoconcepto y promueve un crecimiento emocional y cognitivo saludable.

Sin embargo, las expectativas excesivas pueden tener efectos negativos, como sentimientos de fracaso y estrés. Los niños pueden experimentar una sensación constante de no estar a la altura de las expectativas de sus cuidadores, lo que puede socavar su autoestima y generar un estado de ansiedad constante. Además, las expectativas irrealistas pueden llevar a una mentalidad de perfeccionismo, donde los hijos se sienten constantemente presionados por alcanzar la excelencia en todos los aspectos de sus vidas, lo que puede ser agotador y perjudicial para su bienestar emocional y mental.

Por tanto, es importante que los cuidadores comprendan qué son las expectativas y reconozcan su origen. Muchas veces, las expectativas de los cuidadores están influenciadas por sus propias experiencias y deseos no cumplidos. Es esencial que los cuidadores reflexionen sobre sus propias expectativas y trabajen en desarrollar expectativas realistas y objetivas para sus hijos. Esto implica tener en cuenta las capacidades individuales, intereses y necesidades de cada hijo, fomentando un ambiente de aceptación incondicional y amor.



Enseñar Habilidades de Estudio y Motivación

Los hábitos de estudio son el mejor predictor del éxito académico, incluso más que el nivel de inteligencia o memoria (Universidad de Granada, 2021). Por lo tanto, es importante que los cuidadores enseñen a sus hijos habilidades de estudio y organización desde una edad temprana. Para ello, los cuidadores pueden establecer rutinas de estudio, manejar el tiempo de manera efectiva y crear un ambiente propicio para el aprendizaje en el hogar (Mecking, 2020). Además, de acuerdo con Ramirez (2023), los cuidadores pueden proporcionar consejos prácticos para ayudar a sus hijos a mantenerse enfocados y motivados en sus tareas académicas.

Otro aspecto importante para fomentar hábitos de estudio efectivos es la motivación. Según un estudio realizado en un tecnológico federal de la ciudad de México, los estudiantes tienen problemas por la carencia de estrategias para incrementar la motivación y la autoestima (Hernández et al., 2012). Por lo tanto, es fundamental que los cuidadores ayuden a sus hijos a mantenerse motivados y enfocados en sus tareas académicas. Para ello, en correspondencia con Ramirez (2023), los cuidadores pueden establecer metas realistas y celebrar los logros alcanzados.



Comunicación Abierta y Afectiva

Mantener una comunicación abierta y honesta con los hijos sobre sus experiencias y desafíos académicos es fundamental para su éxito académico (Mecking, 2020). Los cuidadores pueden brindar apoyo emocional y generar un ambiente seguro donde los hijos se sientan cómodos para expresar sus preocupaciones y buscar ayuda cuando sea necesario. La comunicación efectiva y afectiva beneficia de por vida a los niños y a cada miembro de la familia. Por tanto, es importante que los cuidadores escuchen activamente a sus hijos y les brinden el apoyo necesario para superar los desafíos académicos.

La manera en que los cuidadores se comunican con sus hijos no solo les enseña a comunicarse con los demás, sino que también determina su desarrollo emocional y su forma de relacionarse con los demás (UNICEF, 2023). La comunicación efectiva entre cuidadores e hijos no se limita sólo a las palabras que se intercambian, sino también a las acciones y gestos que acompañan esos mensajes. Los niños y niñas absorben información constantemente de su entorno, y las interacciones con sus cuidadores les brindan un marco de referencia fundamental para entender cómo se deberían relacionar con los demás. Por lo tanto, según UNICEF (2023), es importante que los cuidadores se comuniquen de manera efectiva con sus hijos pequeños para fortalecer el vínculo a través de sus palabras y acciones.



Colaboración Entre Cuidadores y Escuela

La colaboración entre cuidadores y escuela es fundamental para mejorar el rendimiento académico de los niños (Mecking, 2020). La escuela y la familia son dos contextos que forman un papel importante en el desarrollo de los niños y adolescentes. Por tanto, es importante establecer una relación colaborativa con los maestros de los hijos y participar activamente en su educación. Esto implica no solo estar al tanto de su progreso académico, sino también estar atentos a cualquier cambio significativo en su comportamiento, actitud o rendimiento durante el curso escolar. U.S. Department of Education (2003) menciona que, si los cuidadores notan un cambio mayor en el comportamiento de su niño, en su rendimiento académico o en su actitud durante el curso escolar, deben llamar al maestro de inmediato.

Además, los cuidadores deben aprovechar la oportunidad de compartir información relevante sobre los talentos, destrezas, intereses y hábitos de estudio de sus hijos (U.S. Department of Education, 2003). Al proporcionar detalles sobre las fortalezas y las áreas de mejora de su hijo, los cuidadores ayudan a los maestros a comprender mejor las necesidades académicas específicas del niño. Esto puede incluir aspectos más sensibles, como problemas de autoestima relacionados con el peso o dificultades en el habla. U.S. Department of Education (2003) menciona que, al estar abiertos y dispuestos a discutir estos temas, los cuidadores contribuyen a que el maestro pueda adaptar su enfoque educativo y proporcionar el apoyo adecuado para ayudar al niño a superar cualquier desafío.



Referencias

  1. Aranzábal, K. (2021). Las Expectativas Realistas con los Hijos. Katia Aranzábal. Recuperado 8 de junio de 2023, de https://katiaranzabal.com/disciplina-positiva/las-expectativas-realistas-hijos/

  2. Centro de Estudios Atenea. (2023). Guía de Padres Para Ayudar a sus Hijos a Lograr el Éxito Académico. Recuperado 8 de junio de 2023, de https://www.centrodeestudiosatenea.es/blog/guia-de-padres-para-ayudar-a-sus-hijos-a-lograr-el-exito-academico-36.html

  3. Drevitch, G. (2021). La Crianza Positiva y el Desarrollo Cognitivo en la Infancia. Psychology Today. Recuperado 8 de junio de 2023, de https://www.psychologytoday.com/es/blog/la-crianza-positiva-y-el-desarrollo-cognitivo-en-la-infancia

  4. Hernández, C. A., Rodríguez, N., & Vargas, Á. E. (2012). Los Hábitos de Estudio y Motivación Para el Aprendizaje de los Alumnos en Tres Carreras de Ingeniería en un Tecnológico Federal de la Ciudad de México. Scielo. Recuperado 8 de junio de 2023, de https://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0185-27602012000300003&script=sci_arttext

  5. Mecking, O. (2020). Qué es la Crianza Intensiva y por qué Cada vez Tiene más Éxito en Europa a la Hora de Educar a los Hijos. BBC News Mundo. Recuperado 8 de junio de 2023, de https://www.bbc.com/mundo/vert-cap-52974379

  6. Mendoza, K.B, et al. (2019). Efectos de las Prácticas de Crianza Sobre el Rendimiento Académico y su Contribución a la Terapia Psicológica. Redalyc. Recuperado 7 de junio de 2023, de https://www.redalyc.org/journal/559/55962867016/html/

  7. Ramirez, S. (2023, 5 marzo). Cómo Fomentar Hábitos de Estudio Efectivos Para Niños. Que Buenas Ideas. Recuperado 8 de junio de 2023, de https://quebuenasideas.com/habitos-de-estudio-en-ninos-y-como-mejorarlos/

  8. Robledo, L.J. (2019). Influencia de las Pautas de Crianza en el Desempeño Escolar con Niños de 3 a 5 Años. Corporación Universitaria Minuto de Dios. Recuperado 8 de junio de 2023, de https://repository.uniminuto.edu/bitstream/10656/13047/1/UVDT.EDI_RobledoFlorezLizethJohanna_2019.pdf

  9. Seifert, C. (2021, 20 noviembre). ¿Qué Efectos Tienen las Expectativas de los Padres en los Hijos? eHow en Español. Recuperado 8 de junio de 2023, de https://www.ehowenespanol.com/que-efectos-tienen-las-expectativas-de-los-padres-en-los-hijos_12689075/

  10. UNICEF. (2023). Cómo Comunicarte de Manera Efectiva con tus Hijos Pequeños. Recuperado 8 de junio de 2023, de https://www.unicef.org/parenting/es/cuidado-infantil/como-comunicarte-manera-efectiva-hijos-pequenos

  11. Universidad de Granada. (2021). Hábitos de Estudio. Recuperado 8 de junio de 2023, de https://ve.ugr.es/sites/vic/ve/public/ficheros/extendidas/2018-12/Hábitos%20de%20Estudio.pdf

  12. U.S. Department of Education. (2003). Cómo Colaborar con los Maestros y las Escuelas. Recuperado 8 de junio de 2023, de https://www2.ed.gov/espanol/parents/academic/escuela/part8.html

80 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page