top of page

¿Cuál es la Diferencia Entre los Psicólogos Clínicos y los Neuropsicólogos?

Actualizado: 9 mar

Aunque la psicología clínica y la neuropsicología son métodos que comparten muchos campos, es necesario conocer las diferencias entre ellos (Rojas, 2019). Sin embargo, si hay una confluencia entre los dos, que son los problemas emocionales y de comportamiento de las personas con una lesión cerebral adquirida, puesto que, de acuerdo con Pereira (2019), muchas personas con una lesión cerebral se vuelven irritables, apáticas, deprimidas, impulsivas, entre otros, y en este caso, la función de los psicólogos clínicos y la función de los neuropsicólogos es brindar estrategias a las personas afectadas y a sus familias para mejorar estos síntomas y facilitar el proceso de recuperación, mejorando así la calidad de vida.

En pocas palabras, de acuerdo con Rojas (2019), el diagnóstico y el tratamiento adecuado de cualquier tipo de enfermedad, tanto psicológica como neuropsicológica, debe tener en cuenta las dos perspectivas profesionales, puesto que, ambas ayudan a complementarse entre sí para lograr el objetivo de brindar autonomía y mejorar calidad de vida de las personas y de sus familias.



Psicología Clínica

Muchas personas creen que la psicología clínica nació cuando Lightner Witmer fundó la primera clínica de psicología en 1896 (Rojas, 2019). Esta nueva rama se fusionó con el establecimiento de la Asociación Americana de Psicología, actualmente conocida como la APA. Inicialmente, el objetivo de la psicología clínica era encontrar las características o factores internos que llevan a las personas a desarrollar condiciones psicopatológicas, estudiando no solo el propio estado, sino también los factores que controlan e intervienen en este tipo de conductas. Siguiendo esta línea de pensamiento, este abordaje psicológico surgió como el estudio de las "anomalías", y por tanto, su ámbito de actuación se desarrolló a partir de la interpretación y el tratamiento de los afectados. Con el tiempo, de acuerdo con Rojas (2019), la atención se centró no solo en la recuperación, sino también en prevenir el desarrollo de enfermedades mentales.

Por ello, las personas comenzaron a estudiar técnicas para evitar el desarrollo patológico, mediante la enseñanza de hábitos mentales saludables (Rojas, 2019). De acuerdo con Rojas (2019), también se introdujo la denominada "terapia de consejo”, la cual le enseña a las personas a resolver eficazmente sus problemas, destacando situaciones que puedan surgir en su vida diaria, y como resultado, comienza el apoyo emocional.



Neuropsicología

La neuropsicología es una disciplina profesional en el campo de la psicología, que se centra en los procesos cognitivos, como por ejemplo, en la memoria, en la atención, en las funciones ejecutivas, entre otras, y en su relación con la lesión y enfermedad cerebral (Poza, s.f.). La neuropsicología surgió formalmente a principios del siglo XX de la mano de Alexander Luria (Rojas, 2019). En su investigación, Luria desarrolló técnicas para estudiar el comportamiento de personas con una lesión en el sistema nervioso central. De acuerdo con Rojas (2019), estos estudios permitieron a los neurólogos tener suficientes datos para identificar la ubicación y el alcance de la lesión y determinar el mejor procedimiento para intervenir.

Con este principio, el trabajo de la neuropsicología, se centra en personas con un daño cerebral, derivando en un cambio en las funciones cognitivas (Rojas, 2019). Por lo tanto, este enfoque tiene como objetivo la evaluación y la rehabilitación de las funciones cognitivas y conductuales. Actualmente, de acuerdo con Rojas (2019), trabaja no solo con personas que han sufrido daños, sino también con niños que tienen dificultades en su desarrollo neuronal.



Diferencias en la Formación

Actualmente, para ser psicólogo es necesario recibir una formación universitaria correspondiente, es decir, se requiere una carrera en psicología de cuatro años (Poza, s.f.). Respecto al trabajo como neuropsicólogo, es necesario, en un primer momento, un pregrado en psicología, y en un segundo momento, una formación de posgrado para acreditar que se tienen los conocimientos requeridos para trabajar en este ámbito. Por otro lado, de acuerdo con Poza (s.f.), la formación en neuropsicología se centra más en los procesos cognitivos superiores y en un estudio más detallado del cerebro y su estructura neuroanatómica, a diferencia de lo que ocurre con la psicología, donde se prioriza la investigación de los procesos psicológicos más generales.



Diferencias en la Evaluación

Otra diferencia entre la psicología y la neuropsicología es la forma en la que se evalúa a los pacientes (Poza, s.f.). El psicólogo clínico evaluará el historial médico, la inteligencia, las habilidades académicas y los rasgos de personalidad. Sin embargo, este tipo de evaluación no incluye pruebas para obtener datos sobre las dificultades relacionadas con las diferentes funciones cognitivas. El neuropsicólogo, por su lado, se concentrará en las funciones cognitivas preservadas y alteradas, para lo cual realizará evaluaciones detalladas de la memoria, la atención, el lenguaje, las funciones ejecutivas, las praxias, las gnosias, entre otras (Poza, s.f.), puesto que, de acuerdo con Pereira (2019), después de un ictus, traumatismo craneoencefálico o cualquier otro tipo de traumatismo cerebral, pueden producirse una gran cantidad de secuelas.

El enfoque de la evaluación neuropsicológica es formular un plan de rehabilitación integral, que tenga en cuenta todos los déficits cognitivos observados (Poza, s.f.). Si bien la neuropsicología también considera factores situacionales al momento de evaluar a una persona, de acuerdo con Poza (s.f.), en la psicología clínica se involucran más elementos de este tipo, como por ejemplo, experiencias personales presentes y pasadas, eventos traumáticos, efectos subjetivos de determinadas relaciones, entre otros.



Diferencias en la Intervención

En términos de la intervención, la diferencia entre la psicología y la neuropsicología también es obvia (Poza, s.f.). En el campo de la neuropsicología, las intervenciones suelen centrarse en el uso de técnicas de rehabilitación y estimulación cognitiva (Poza, s.f.). De conformidad con Poza (s.f.) y Rojas (2019), estas técnicas incluyen el entrenamiento para restaurar cambios funcionales; ayudar a la persona a encontrar estrategias para compensar las funciones irrecuperables u otro entrenamiento de habilidades; y el uso de ayudas externas, como por ejemplo, agendas y alertas para aquellas personas con problemas de memoria.

En el mismo orden de ideas, de acuerdo con Poza (s.f.) y Rojas (2019), los neuropsicólogos suelen especializarse en enfermedades neurodegenerativas y cambios provocados por daño cerebral como por ejemplo, demencia, epilepsia, ictus, entre otros, lo cual es diferente a lo que les ocurre a los psicólogos, que prestan más atención a la ansiedad, a la depresión, a las fobias, a los problemas interpersonales, a las adicciones, a los trastornos del sueño o a los problemas interpersonales.

Por otro lado, los psicólogos utilizan herramientas, como por ejemplo, la psicoterapia, que es un proceso que incluye técnicas conductuales, verbales y cognitivas para ayudar a los pacientes a comprender y a cambiar su forma de pensar y percibir sus propias dificultades (Poza, s.f.). En el campo de la prevención, la psicología clínica se encarga de enseñar estrategias de afrontamiento en situaciones complejas, habilidades sociales y ayuda a comprender y a controlar las emociones (Rojas, 2019). De acuerdo con Rojas (2019), todas estas operaciones se realizan para que la persona aprenda a reconocerse y a desarrollarse plenamente los campos sociales y cognitivos y como resultado, podrá mejorar la calidad de vida.



Diferencias en la Investigación

En el campo de la investigación, también existen diferencias entre la psicología y la neuropsicología (Poza, s.f.). Actualmente, uno de los campos de investigación de la psicología clínica se centra en la profundización y en la comprensión de las enfermedades psicopatológicas (Rojas, 2019). Lo hace para encontrar la diferencia entre las personas que actúan de acuerdo con las necesidades sociales y las que no. Asimismo, intenta comprender y teorizar el desarrollo personal de los individuos de una forma más profunda. Por tanto, su exploración está dirigida a los factores que pueden hacer que las personas sean más vulnerables a los trastornos emocionales. Otro de los enfoques de la investigación en psicología, es la psicoterapia. En este caso, se investiga con el fin de encontrar herramientas para mejorar la forma en la que se diagnostican y se tratan los trastornos del estado de ánimo. Por ello, de acuerdo con Rojas (2019), los psicólogos esperan desarrollar herramientas más precisas y adaptadas a cada uno de los trastornos.

En cambio, la neuropsicología centra su investigación en diferentes aspectos (Rojas, 2019). Por un lado, va de la mano de la neurociencia cognitiva, donde se trata comprender el papel de las funciones cognitivas avanzadas en el desarrollo de la psiquiatría y la psicopatología (Rojas, 2019). Es decir, se centra en descubrir nueva información sobre la función cerebral y las diferentes patologías relacionadas (Poza, s.f.). También, de acuerdo con Rojas (2019), tiene como objetivo ayudar a desarrollar estrategias para una recuperación más eficaz de estas enfermedades.

Además, las exploraciones neuropsicológicas se centran en comprender las consecuencias de las dificultades del neurodesarrollo que presentan las personas (Rojas, 2019). Por lo tanto, la investigación se centra en patologías que se han demostrado que están relacionadas con las dificultades en el desarrollo cerebral, como por ejemplo, el autismo y la hiperactividad. Finalmente, la rehabilitación neuropsicológica también está en su foco de interés. Aquí, esperan integrar cada vez más herramientas tecnológicas para que la terapia se adapte mejor a la realidad. Como consecuencia, dado que es posible realizar actividades más cercanas a la vida diaria del paciente, de acuerdo con Rojas (2019), se pretenden mejorar los resultados.


Referencias

  1. Pereira, C. (2019). ¿En qué se diferencia un Psicólogo de un Neuropsicólogo?. Neuroredacer | recuperación del daño cerebral. Recuperado 4 February 2021, a partir de https://neuroredacer.com/en-que-se-diferencia-un-psicologo-de-un-neuropsicologo/?lang=en

  2. Poza, U. (s.f). )Diferencias entre la Psicología y la Neuropsicología. Psicologiaymente.com. Recuperado 4 February 2021, a partir de https://psicologiaymente.com/psicologia/diferencias-psicologia-neuropsicologia

  3. Rojas, M. (2019). ¿Cuál es la diferencia entre psicología clínica y neuropsicología?. La Mente es Maravillosa. Recuperado 3 February 2021, a partir de https://lamenteesmaravillosa.com/cual-es-la-diferencia-entre-psicologia-clinica-y-neuropsicologia/

823 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page