top of page

Crianza, Comunicación y Rendimiento Académico

En la vida, los individuos establecen diferentes relaciones con las personas del entorno, como en el trabajo, en la escuela, con amigos y, sobre todo, con la familia. Estas últimas son especialmente importantes para el desarrollo y la adaptación (Cerón & Merchán, 2017). La familia es el primer lugar donde los niños aprenden cómo relacionarse con los demás, por tanto, los cuidadores tienen la responsabilidad de educar, formar y guiar a sus hijos (Vega, 2020). Sin embargo, a veces siguen los mismos patrones de crianza que recibieron o hacen lo contrario a lo que experimentaron, lo cual no siempre es lo mejor. Por consiguiente, en correspondencia con Vega (2020), es importante que los cuidadores presten atención a su estilo de crianza, puesto que esto puede tener consecuencias negativas para sus hijos en los diferentes ámbitos.



El Papel de la Familia en el Rendimiento Académico

El rendimiento académico es el nivel de aprendizaje alcanzado por un estudiante, determinado por su capacidad para adquirir conocimientos del plan de estudios establecido por la institución, así como las habilidades, destrezas e intereses desarrollados en el contexto educativo (Cerón, Merchán & Cortes, 2018). Este rendimiento se convierte en un indicador clave para evaluar el éxito o fracaso académico, generalmente medido a través de las calificaciones obtenidas. Sin embargo, según Cerón, Merchán & Cortes (2018), el rendimiento académico no depende únicamente del estudiante, sino que está influenciado por diversos factores sociales, institucionales y familiares.

En especial, la familia desempeña un papel fundamental en el desarrollo de las habilidades que influyen en el rendimiento académico (Cerón, Merchán & Cortes, 2018). La participación y el acompañamiento de los cuidadores en el proceso educativo, las expectativas que tienen sobre sus hijos, las largas jornadas laborales y el establecimiento de normas de comportamiento son algunas de las características familiares que afectan los resultados obtenidos. Por lo tanto, de conformidad con Cerón, Merchán & Cortes (2018), es importante estudiar estas características familiares para comprender mejor el rendimiento académico y su relación con los estilos de crianza.



El Poder del Apego

El apego es un vínculo especial que se establece entre una persona y su cuidador principal, generalmente la madre (Cerón, Merchán & Cortes, 2018). Este vínculo cumple una función biológica al proporcionar cuidado y protección al individuo, como en el caso de la lactancia y la atención durante los primeros años de vida. En correspondencia con Cerón, Merchán & Cortes (2018), el tipo de apego que se desarrolla en la infancia influye en la exploración y en la interacción con los demás en etapas posteriores, como la adolescencia y la adultez.

Existen diferentes tipos de apego, y uno de los más estudiados es el apego seguro. (Cerón, Merchán & Cortes, 2018). Los niños con un apego seguro se sienten cómodos explorando su entorno y muestran iniciativa para interactuar con personas desconocidas, mostrando tranquilidad al reencontrarse nuevamente con su figura de apego. Por otro lado, existe el apego inseguro, que se subdivide en dos categorías: el apego ansioso y el apego evitativo. Los niños con apego ansioso tienden a mostrar comportamientos inadecuados, como llanto y temor, y tienen dificultad para controlar sus emociones y enfrentar situaciones estresantes. Finalmente, seún Cerón, Merchán & Cortes (2018), los niños con apego evitativo suelen evitar el contacto emocional y la proximidad con su figura de apego

Los niños con un apego seguro tienden a ser más inteligentes y obtener mejores resultados académicos que aquellos con un apego ansioso o inseguro (Fuentealba & Letzkus, 2014). Esto se debe a que los cuidadores con un apego seguro fomentan un ambiente de confianza, apoyo emocional y estimulación cognitiva, lo cual tiene un impacto en la personalidad y en la percepción de las capacidades del niño. Asimismo, en correspondencia con Fuentealba & Letzkus (2014), se ha observado que las personas con un apego seguro tienen un mayor conocimiento de sí mismas y de los demás, lo cual es fundamental para la interacción social.



Impacto de los Estilos Parentales en el Rendimiento Académico

Existen cuatro estilos educativos parentales que describen cómo los cuidadores regulan el comportamiento de sus hijos (Cerón, Merchán & Cortes, 2018). El estilo democrático se basa en valorar la individualidad de los hijos, estableciendo normas y reglas en el hogar con su participación en la toma de decisiones (Vega, 2020). El estilo autoritario se caracteriza por la imposición, la severidad en los castigos y la falta de diálogo. El estilo permisivo se destaca por permitir que los hijos actúen sin restricciones, satisfaciendo sus deseos, lo cual puede resultar en comportamientos agresivos cuando no se ven complacidas sus demandas (Vega, 2020). Por último, según Cerón, Merchán & Cortes (2018), el estilo indiferente se caracteriza por la falta de atención a las necesidades afectivas de los hijos y la ausencia de normas y límites.

Es importante destacar que la comunicación y el apego desempeñan un papel fundamental en la relación entre los estilos de crianza y el rendimiento académico de los hijos (Vega, 2020). El estilo democrático, al fomentar la comunicación asertiva y el apoyo emocional, se relaciona con estrategias de logro académico adaptativas y una buena autoestima en los hijos. En contraste, las familias con estilos autoritarios y permisivos muestran habilidades menos adaptadas y baja autoestima en los hijos. Además, de conformidad con Vega (2020), el estilo permisivo se ha asociado con comportamientos agresivos y una falta de cumplimiento de actividades escolares y familiares, lo que puede afectar negativamente el rendimiento académico.



La Comunicación y el Rendimiento Académico

La comunicación desempeña un papel fundamental en las relaciones familiares y sociales, ya que facilita la interacción entre las personas, incluso cuando las ideas y opiniones difieren (Zambrano, Campoverde & Idrobo, 2019). De conformidad con Zambrano, Campoverde & Idrobo (2019), en la relación entre cuidadores e hijos en particular, la comunicación desempeña un papel fundamental al fomentar la confianza y el respeto a través del diálogo, brindando un espacio donde tanto los cuidadores como los hijos puedan expresar libremente sus opiniones.

La comunicación y el rendimiento académico están estrechamente relacionados, puesto que la falta de una buena comunicación dificulta la concentración y el logro de un rendimiento favorable (Zambrano, Campoverde & Idrobo, 2019). La falta de comunicación entre cuidadores e hijos afecta directamente el rendimiento académico, ya que los estudiantes carecen de orientación y supervisión en sus estudios, lo que lleva a un bajo desempeño. Por tanto, según Zambrano, Campoverde & Idrobo (2019), la falta de comunicación es el factor principal que afecta negativamente a los estudiantes, resultando en un bajo rendimiento, reprobación de materias e incluso abandono escolar.

Además de la comunicación, la actitud de los cuidadores hacia la educación influye en el proceso de aprendizaje de sus hijos (Zambrano, Campoverde & Idrobo, 2019). Cuando los cuidadores muestran un interés genuino por el progreso académico de sus hijos, esto motiva y estimula su desempeño escolar. Por otro lado, de acuerdo con Según Zambrano, Campoverde & Idrobo (2019), la falta de apoyo, el desinterés o la falta de comunicación en torno a la importancia de la educación puede llevar a una disminución en la motivación y al bajo rendimiento académico.



Estrategias Para Promover la Comunicación Saludable y El Apego Seguro

La comunicación saludable es fundamental en la familia para fomentar el apego seguro en los niños. El apego es la relación más íntima que se crea entre los padres o cuidadores del niño desde que nace, y es clave en el desarrollo psicológico de un niño y en la formación de su personalidad (Alvarez, 2019). En este sentido, los padres pueden utilizar diversas estrategias en el día a día para promover la comunicación saludable y el apego seguro en los niños.

Los niños necesitan sentir que son amados sin importar lo que hagan o digan. Brindar amor incondicional les da la seguridad emocional que necesitan para explorar el mundo y desarrollarse de manera saludable. Como señala Rojas (2023), el apego seguro se basa en la seguridad proporcionada por los padres, lo cual tiene un impacto significativo en la capacidad de los niños para relacionarse de manera saludable en el futuro. Al experimentar este apego seguro, los niños encuentran un cimiento sólido que les permite construir relaciones sólidas y duraderas, así como desarrollar una autoestima positiva y una confianza en sí mismos que los acompaña a lo largo de su vida. El amor incondicional proporcionado por los padres es un regalo invaluable que permite a los niños enfrentar los desafíos de la vida con valentía y resiliencia.

El refuerzo es esencial para el desarrollo de cualquier individuo, pero adquiere una relevancia aún mayor en el caso de los niños pequeños que están dando sus primeros pasos en la vida. En esta etapa crucial, el reconocimiento, la consideración y las recompensas desempeñan un papel fundamental para que el niño se sienta valorado y amado (Alvarez, 2019). Los padres pueden utilizar el refuerzo positivo para fomentar el apego seguro en los niños. Mediante la implementación de técnicas de refuerzo positivo, como el elogio sincero y el reconocimiento de los logros, los padres pueden fortalecer la autoestima de sus hijos y promover un sentido de confianza en sí mismos. De esta manera, se crea un ambiente afectuoso y estimulante que contribuye a un desarrollo emocional y social saludable en los niños.

Los padres desempeñan un papel fundamental al enseñar a sus hijos a reconocer y expresar sus emociones de manera saludable. Según Rojas (2023), la enseñanza de la inteligencia emocional se convierte en una poderosa herramienta para promover el desarrollo de un apego seguro en los niños. Al aprender a comprender y regular sus emociones, los niños adquieren habilidades vitales para su bienestar emocional y social. La regulación emocional es crucial para que los niños aprendan a manejar el estrés y enfrentar los desafíos de la vida de manera saludable. Al aprender a identificar y expresar sus emociones de manera adecuada, los niños adquieren una mayor capacidad para regular su propio estado emocional, lo que les permite manejar situaciones difíciles con mayor resiliencia y adaptabilidad.

La comunicación efectiva es fundamental para fomentar el apego seguro en los niños. Los padres pueden utilizar la comunicación efectiva para expresar sus sentimientos y emociones de manera clara y directa, y para escuchar y comprender las necesidades emocionales de sus hijos (Alvarez, 2019). Mediante la comunicación efectiva, los padres pueden establecer límites claros y consistentes. Como señala Rojas (2023), estos límites proporcionan a los niños la estructura necesaria para un desarrollo saludable, fomentando su seguridad y bienestar.

El juego y la diversión son importantes para fomentar el apego seguro en los niños. Más allá de su mero entretenimiento, el juego y la diversión se convierten en herramientas poderosas para establecer una conexión emocional sólida entre padres e hijos, así como para estimular la creatividad y la imaginación de los pequeños (Alvarez, 2019). Al involucrarse en actividades lúdicas, los padres no solo fortalecen los lazos afectivos, sino que también brindan un espacio de confianza en el cual los niños se sienten seguros para explorar, experimentar y expresarse libremente. El juego y la diversión se convierten así en una vía para construir una relación sólida y duradera entre padres e hijos, basada en el amor, el respeto mutuo y el disfrute compartido de momentos significativos.



Referencias

  1. Alvarez, M. J. (2019, September). La Importancia del Apego en el Desarrollo Infantil. Familia Y Salud. Retrieved June 7, 2023, from https://www.familiaysalud.es/vivimos-sanos/salud-emocional/en-el-lactante-y-nino-pequeno/la-importancia-del-apego-en-el

  2. Cerón, A., & Merchán, M. (2017). Tipo de Apego y Prácticas de Crianza Como Factores Asociados al Rendimiento Académico en Adolescentes de una I.E.M. de Facatativá. Universidad De Cundinamarca. Retrieved June 6, 2023, from https://repositorio.ucundinamarca.edu.co/bitstream/handle/20.500.12558/562/Tipo%20de%20Apego%20y%20prácticas%20de%20crianza%20como%20factores%20asociados%20al%20rendimiento%20académico%20en%20adolesce.pdf?sequence=2&isAllowed=y

  3. Cerón, A., Merchán, M., & Cortes, R. (2018). Apego y Prácticas de Crianza Como Factores Asociados al Rendimiento Académico en Adolescentes. Integración Académica En Psicología. Retrieved June 6, 2023, from https://integracion-academica.org/anteriores/27-volumen-6-numero-17-2018/199-apego-y-practicas-de-crianza-como-factores-asociados-al-rendimiento-academico-en-adolescentes

  4. Fuentealba, M.A., & Letzkus, M. (2014). Relación de Apego, Rendimiento y Factores de Retención. Trilogía Ciencia Tecnología Sociedad. Retrieved June 6, 2023, from https://sitios.vtte.utem.cl/trilogia/wp-content/uploads/sites/9/2019/10/revista-trilogia-facultad-administracion-economia-vol26-n36-2014-Fuentealba-Letzkus.pdf

  5. Jacobson, R., Phillips, L., & Levine, A. (2022). Cómo Hablarle a los Niños Pequeños. Child Mind Institute. https://childmind.org/es/articulo/como-hablar-a-los-ninos-pequenos/

  6. López, N. (2020). Familia, normas y pautas de Crianza en niños de la institución Educativa Mario Morales Delgado Fe y Alegría de Santander. Universidad Autónoma De Bucaramanga. Retrieved June 6, 2023, from https://repository.unab.edu.co/bitstream/handle/20.500.12749/12064/2020_Tesis_Natalia_Andrea_Lopez.pdf?sequence=1&isAllowed=y

  7. Rojas, P. A. (2023, May 15). Claves que Fomentarán el Apego Seguro en tus Niños. Eres Mamá. Retrieved June 7, 2023, from https://eresmama.com/claves-fomentaran-apego-seguro-ninos/

  8. Vega, M. (2020). Estilos de Crianza Parental en el Rendimiento Académico. Podium. https://doi.org/10.31095/podium.2020.37.7

  9. Zambrano, Y.Y., Campoverde, A.C., & Idrobo, J.C. (2019). Importancia Entre la Comunicación Padres e Hijos y su Influencia en el Rendimiento Académico en Estudiantes de Bachillerato. Polo Del Conocimiento, 4(5), 138. https://doi.org/10.23857/pc.v4i5.969

216 visualizaciones1 comentario

1 Comment

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Guest
Jun 19
Rated 3 out of 5 stars.

me gustaría encontrar un citado apa de esta página en fin la información es adecuada

Like
bottom of page