top of page

Santo Tomás de Aquino (1225 - 1274)

Actualizado: 10 ene

Santo Tomás de Aquino (1225 - 1274) fue un sacerdote y teólogo de la orden dominicana del catolicismo romano (Guzmán, s.f.). A pesar de su vida relativamente corta, falleciendo a los 49 años, Tomás de Aquino dejó una presencia colosal en el siglo XIII (Huffine, 2021). De acuerdo con Guzmán (s.f.), es considerado uno de los más grandes filósofos de la tradición escolástica, definida como un movimiento teórico que dominó gran parte de la Edad Media, y que utiliza la razón para entender las revelaciones religiosas del cristianismo.

Su pensamiento ha posibilitado el desarrollo de estudios teológicos y filosóficos de gran importancia (Cajal, 2018). De la misma forma, sus escritos ejercen una fuerte influencia en la teología cristiana, especialmente en la Iglesia Católica (Cajal, 2018). En correspondencia con Chenu (2021), en su papel como teólogo, fue responsable en sus dos obras maestras, la Summa Theologiae y la Summa Contra Gentiles y, como poeta, dejó un legado notable al componer algunos de los himnos eucarísticos más hermosos de la liturgia de la Iglesia.



Biografía

La fecha exacta de su nacimiento es desconocida (Cajal, 2018). Sin embargo, se estima que nació en el año 1225 en el castillo de Roccasecca, cerca de Aquino, Italia (Guerri s.f.). Proviene de padres que poseían un modesto dominio feudal en una frontera constantemente disputada por el emperador y el papa (Chenu, 2021). Landolfo de Aquino, su padre, era de origen lombardo, mientras que su madre, Teodora, provenía de la herencia normanda invasora posterior (Chenu, 2021). De hecho, su familia esperaba que siguiera el camino benedictino, ya que era el destino previsto para cualquier hijo de la nobleza italiana (Guzmán, s.f). En consecuencia, Santo Tomás de Aquino fue enviado a la Abadía de Montecassino a la edad de 5 años para entrenar con los monjes benedictinos (Guerri s.f.). Según Cajal (2018), las enseñanzas de los monjes estaban estrechamente relacionadas con cómo meditar en silencio, además de diferentes ámbitos sobre la música, la gramática, la religión y la moral.

En el año 1239, después de nueve años en este santuario de vida espiritual y cultural, el joven Tomás se vio obligado a regresar con su familia cuando el emperador Federico II expulsó a los monjes debido a su obediencia al Papa (Chenu, 2021). Tras este episodio, comenzó a asistir a la recién fundada Universidad de Nápoles, donde tuvo acceso por primera vez a las obras científicas y filosóficas traducidas del griego y el árabe (Chenu, 2021). Permaneció allí durante cinco años, sumergiéndose abundantemente en los conceptos asociados a la lógica aristotélica (Cajal, 2018). En el año 1243, se unió en secreto a una orden de monjes dominicanos, recibiendo el hábito en el año 1244 (Guerri s.f.). En este período, entabló amistad con Juan de Wildeshausen, maestro general de la orden de los dominicos (Cajal, 2018). Según Cajal (2018), esta amistad facilitó que Tomás ingresara rápidamente en la orden.

Cuando su familia descubrió su elección, se sintieron traicionados y decidieron secuestrarlo (Guerri s.f.). La familia de Tomás lo mantuvo cautivo durante un año, encerrado en la fortaleza de San Giovanni en Roccasecca. Durante este tiempo intentaron cambiar sus nuevas creencias (Guerri s.f.). Finalmente, después del encierro, ingresó a la Escuela Dominicana de Colonia en el año 1244, y en el año 1245 a la Universidad de París, donde estudió filosofía y teología bajo la tutela de Alberto Magno (Guzmán, s.f.). Conforme con Guzmán (s.f.), hacia el año 1248 fue nombrado profesor, iniciando formalmente su vida académica, literaria y pública.

Continuó sus estudios con los dominicanos en Nápoles, París y Colonia (Guerri s.f.). Fue ordenado sacerdote en Colonia, Alemania, en el año 1250 y luego enseñó teología en la Universidad de París. Después de completar su formación, se dedicó a una vida de viajes, escritura, enseñanza, oratoria y predicación (Guerri s.f.). En el tiempo de Pascua en el año 1272, regresó a Italia para establecer una casa de estudios dominicanos en la Universidad de Nápoles (Chenu, 2021). Este movimiento se realizó en respuesta a una solicitud hecha por el rey Carlos de Anjou, quien deseaba reactivar la universidad. Chenu (2021) manifiesta que, después de participar en un capítulo general de los dominicos en Florencia durante la semana de Pentecostés y resolver algunos asuntos familiares, Santo Tomás de Aquino reanudó su docencia universitaria en Nápoles en octubre y la continuó hasta el final del año siguiente.

En enero del año 1274, el Papa Gregorio X convocó personalmente a Santo Tomás de Aquino al segundo Concilio de Lyon, que fue un intento de reparar el cisma entre las iglesias latinas y griegas (Chenu, 2021). En su camino, fue afectado por una enfermedad, deteniéndose en la abadía cisterciense de Fossanova, donde murió el 7 de marzo del mismo año (Chenu, 2021). Conforme con Guzmán (s.f.), 50 años después de su muerte, Tomás fue canonizado y reconocido como uno de los pensadores más fundamentales de la Edad Media.



La Razón y la Fé

Aquino, reconocido por su habilidad para distinguir entre los principios teológicos de la fe y los principios filosóficos de la razón, no los veía como contradictorios, sino como fuentes de conocimiento divino (Fairchild, 2019). Argumentaba que el ser humano no podía alcanzar un conocimiento verdadero sin la ayuda de Dios, quien tenía el poder de transformar el intelecto en acción (Guzmán, s.f.). Aunque, los seres humanos podían conocer parte del mundo de manera natural, sin intervención divina. De esta forma, habían dos componentes del conocimiento verdadero (Guzmán, s.f.). Por un lado, la verdad se conoce a través de la razón, es decir, por la revelación natural. Por otro lado, la verdad se conoce a través de la fe, la cual, corresponde a una revelación sobrenatural. En correspondencia con Guzmán (s.f.), esta última es accesible a través de la escritura sagrada y de las enseñanzas de los profetas; mientras que la primera tiene que ver con la naturaleza humana.

En otro orden de ideas, Guerri (s.f.) menciona que para Santo Tomás de Aquino, era posible encontrar argumentos racionales de la existencia de Dios, fundamentalmente: observando el movimiento en el mundo como evidencia de Dios; observando la causa y el efecto e identificando a Dios como la causa de todo; concluyendo que la naturaleza efímera de los seres prueba la existencia de un ser necesario, es decir, de Dios, que surge sólo dentro de sí mismo; descubriendo diferentes niveles de perfección humana y dándose cuenta de que, por tanto, debe haber un ser supremo y perfecto; sabiendo que los seres naturales no pueden tener inteligencia sin que Dios se lo conceda.



Libre Albedrío

Aquino, a pesar de su formación como filósofo y teólogo, influyó significativamente en las ideas de la psicología debido a su énfasis en la importancia del libre albedrío (Guerri s.f.). Según él, cada individuo posee un alma inmortal que trasciende el mundo natural; atraviesa el reino de la materia sin ser parte de él, escapando así de la ley natural y de las causas y efectos. Esta perspectiva respalda la certeza de que las personas tienen el control de su comportamiento, tomando decisiones genuinas como seres humanos. Si el libre albedrío es una realidad, ello resulta la vez aterrador y maravilloso. Por un lado, resulta aterrador, ya que implica una carga significativa sobre los hombros de las personas al ser responsables de todas sus acciones. Por otro lado, es maravilloso, ya que es lo que distingue a los seres humanos de los robots y objetos. Sin embargo, en correspondencia con Cajal (2018), la existencia del libre albedrío no es contraria a la existencia de Dios.


Obras

Summa Contra Gentiles

El texto conocido como "Suma Contra Gentes" se atribuye a un periodo que se sitúa entre los años 1260 y 1264, aunque existe cierta falta de consenso en relación con la autenticidad de esta fecha (Cajal, 2018). Su propósito generalmente se interpreta como la provisión de evidencia destinada a respaldar la fe católica y cristiana en contextos hostiles. Dentro de esta obra, se presentan argumentos cuidadosamente elaborados con la finalidad específica de abordar las expresiones de aquellos que no comparten esta fe. Se sostiene que el libro tiene como objetivo brindar respaldo a los misioneros en su labor de difundir la palabra de Dios. De conformidad con Cajal (2018), se estima que estos argumentos podían haber sido útiles ante las disputas con judíos o musulmanes, quienes eran considerados seguidores de la filosofía aristotélica.

Summa Theologiae

La Summa Theologica es un libro que incorpora las enseñanzas de Aristóteles con las doctrinas del cristianismo primitivo (Guerri s.f.). Este libro, redactado entre los años 1265 y 1274, destaca como el ensayo teológico más reconocido de la Edad Media y ejerce una profunda influencia en el catolicismo (Cajal, 2018). La intención principal de esta publicación no era tanto la defensa de la fe, sino más bien concebirla como un manual teológico destinado a la enseñanza. En cuanto a la estructura, se observa un patrón recurrente (Cajal, 2018). Inicia con una pregunta que usualmente expone el punto de vista opuesto, defendido por Tomás. A continuación, expone los argumentos que, según él, refutan los presentados al inicio en la pregunta, para luego describir los que respaldan su postura. Según Cajal (2018), durante el desarrollo del análisis, Tomás se dedicó a ampliar y a concebir sus respuestas, y al final, respondió uno a uno todos los argumentos en contra de la tesis.

El libro se divide en tres partes, siendo la tercera incompleta, ya que Santo Tomás de Aquino afirmó en sus últimos años de vida que una revelación le indicó que todo lo que había escrito hasta ese momento carecía de utilidad y sentido (Cajal, 2018). A pesar de no concluir la tercera parte, Cajal (2018) destaca que los discípulos de Santo Tomás de Aquino la completaron en su nombre, complementando así las diversas obras creadas en su juventud.

Scriptum Super Quatuor Libris Sententiarum Magistri Petri Lombardi

Este es el primer trabajo de Tomás, el cual se traduce como Comentario Sobre los Cuatro Libros de Sentencias de Pedro Lombardi (Cajal, 2018). Se estima que esta obra fue redactada entre los años 1254 y 1259. En esta publicación, Tomás examina la obra del teólogo Pedro Lombardi, en la cual se abordan los sacramentos exclusivos de la iglesia. Algunos estudiosos sostienen la existencia de diferencias significativas entre el contenido de Tomás en estos comentarios y su expresión en su obra más imparcial, la Suma Teológica (Cajal, 2018). Sin embargo, el hecho de que la Suma Teológica no fuera completada por Tomás de Aquino podría explicar las divergencias en la disputa entre las dos obras del filósofo religioso. De acuerdo con Cajal (2018), otros académicos de Tomás señalaron que este libro constituye una evidencia concreta de cómo su pensamiento evolucionó con el tiempo.



Legado

Su biografía es de extrema sencillez; narra poco, pero algunos viajes modestos durante una carrera dedicada enteramente a la vida universitaria: en París, en la Curia romana, en París nuevamente y en Nápoles (Chenu, 2021). Sin embargo, sería un error juzgar que su vida no era más que la vida tranquila de un maestro profesional ajeno a los asuntos sociales y políticos de su época. El drama que se desarrollaba en su mente y en su vida religiosa encontró sus causas y produjo sus efectos en la universidad. Según Chenu (2021), en estos centros académicos, se reunieron todos los ingredientes de una civilización en rápido desarrollo, y la iglesia cristiana, de manera deliberada y autoritaria, comprometió su doctrina y su espíritu.

En este ambiente, encontró las condiciones para la elaboración de su obra (Chenu, 2021). No solo tuvo ocasiones polémicas para llevar a cabo su labor, sino también un entorno espiritual envolvente y penetrante necesario para su creación. Es en estos contextos donde es posible hoy descubrir la inteligibilidad histórica de su obra. Finalmente, en el año 1323, fue canonizado como santo, y oficialmente nombrado doctor de la iglesia en el año 1567. Además, fue proclamado protagonista de la ortodoxia durante la crisis modernista de finales del siglo XIX. A pesar de este elogio, no se pueden pasar por alto las dificultades históricas que enfrentó en el siglo XIII durante una renovación teológica radical. Esta renovación, impugnada en ese momento, fue provocada por la evolución social, cultural y religiosa de Occidente. Según Chenu (2021), se encontraba en el corazón de la crisis doctrinal que enfrentó a la cristiandad cuando el descubrimiento de la ciencia, la cultura y el pensamiento griegos parecían estar a punto de aplastarla.


Referencias

  1. Cajal, A. (2018). Santo Tomás de Aquino: Biografía, Filosofía, Aportes. Lifeder. Recuperado 10 August 2021, a partir de https://www.lifeder.com/aportaciones-santo-tomas-aquino/

  2. Chenu, M. (2021). Saint Thomas Aquinas | Biography, Books, Natural Law, Summa Theologica, Saint, Philosophy, & Facts. Encyclopedia Britannica. Recuperado 10 August 2021, a partir de https://www.britannica.com/biography/Saint-Thomas-Aquinas

  3. Fairchild, M. (2019). Biography of Thomas Aquinas, Doctor of the Angels. Learn Religions. Recuperado 11 August 2021, a partir de https://www.learnreligions.com/thomas-aquinas-4769163

  4. Guerri, M. TOMÁS DE AQUINO (1225-1274). Psicoactiva. Recuperado 10 August 2021, a partir de https://www.psicoactiva.com/biografias/tomas-de-aquino/

  5. Guzmán, G. Santo Tomás de Aquino: biografía de este filósofo y teólogo. Psicologiaymente.com. Recuperado 10 August 2021, a partir de https://psicologiaymente.com/biografias/santo-tomas-aquino

  6. Huffine, N. (2021). Thomas Aquinas. World History Encyclopedia. Recuperado 10 August 2021, a partir de https://www.worldhistory.org/Thomas_Aquinas/

2085 visualizaciones1 comentario

1 Komentar

Dinilai 0 dari 5 bintang.
Belum ada penilaian

Tambahkan penilaian
Tamu
21 Feb
Dinilai 4 dari 5 bintang.

🙃

Suka
bottom of page