top of page

Mitos Sobre el Duelo

Actualizado: 26 ene

Hablar sobre el duelo y la pérdida continúa siendo uno de los mayores tabúes en la sociedad contemporánea (Feldman, 2019). Sin embargo, no hay manera de evitarlo (Messelt, s.f.). Esto se debe a que existen tantos duelos como grandes pérdidas, y cada persona lo vive de una forma muy diferente (Caballero, 2018). Es decir, no hay dos personas que compartan el mismo dolor y la misma experiencia después un evento trágico (Vasquez, 2021). No obstante, muchas de las ideologías que se han aprendido a lo largo del ciclo vital están influenciadas por creencias erróneas acerca del duelo (Caballero, 2018). Estos mitos pueden parecer inofensivos; sin embargo, pueden convertirse en limitaciones para el desarrollo personal (Wolfelt, s.f.). Por consiguiente, de conformidad con Caballero (2018), tomar conciencia del dolor causado por la pérdida no debilita a las personas; al contrario, les ayuda a sentirse naturales ante esta respuesta tan humana y adaptativa.



"Un Clavo Saca Otro Clavo"

Enunciados como "hay muchos peces en el mar" o "un clavo saca otro clavo" enseñan que, para superar una pérdida, es necesario realizar una reposición (Caballero, 2018). Por ejemplo, si se experimenta la pérdida de una mascota, la solución puede encontrarse en la adquisición de otra (Lemos, 2015). No obstante, en correspondencia con Lemos (2015), nunca se debe intentar sustituir algo que tenía un valor significativo, ya que tal reemplazo no proporcionará el consuelo buscado por la persona.



"El Tiempo lo Cura Todo"

Otra creencia errónea que se ha arraigado en la sociedad es la idea de que con el tiempo, todo se olvida y todo se cura (Lemos, 2015). Sin embargo, para muchas personas, la pesadez del duelo no se disipa con el paso del tiempo (Bennett, 2016). Algunas personas luchan durante años, incluso décadas, para dar sentido a su pérdida (Bennett, 2016). En resumen, el tiempo en sí mismo no es el remedio para un corazón afligido (Vasquez, 2021). Más bien, lo que se haga con el duelo puede influir, con el tiempo, en el proceso (Bennett, 2016). El regalo del tiempo proporciona un espacio para reflexionar, procesar, integrar y adaptarse a la pérdida. Entonces, aunque el dolor del duelo nunca termina realmente, puede evolucionar y adquirir una forma diferente (Bennett, 2016). Por ejemplo, es poco probable que una madre cuyo hijo haya fallecido sane la herida causada por su partida (Lemos, 2015). Es más, es probable que pasen años y este dolor no encuentre ni calma ni sanación. Por supuesto, según Lemos (2015), esta madre aprenderá a vivir con el dolor.



"Las Personas Deberían ser Fuertes"

Las personas deben desechar la idea de que la tristeza es un sentimiento característico de los débiles, es decir, de aquellas personas que no son muy resilientes (según Caballero, 2018). Precisamente, aquellos que afirman ser los más fuertes son los primeros en derrumbarse, ya que se colocan una máscara de entereza y fuerza, aunque por dentro estén completamente hundidos (Lemos, 2015). De la misma forma, de acuerdo con Caballero (2018), lo hacen tan bien que imposibilitan la empatía, por lo que es mucho más difícil recibir ayuda.



"Es Mejor no Hablar del Tema"

Los amigos, en particular, sostienen la creencia de que la forma más efectiva de brindar apoyo consiste en evitar el tema y distraer a la persona que está experimentando un duelo (Caballero, 2018). Sin embargo, la realidad es que aquellos que están atravesando un proceso de sufrimiento generalmente desean y requieren expresar sus sentimientos acerca de la pérdida que han experimentado (Caballero, 2018). Sí, en correspondencia con Randall (s.f.),  también pueden manifestarse lágrimas; no obstante, es crucial destacar que el individuo que busca ofrecer ayuda no es la causa de estas lágrimas, sino que contribuye a que el doliente se sienta lo suficientemente confortable como para compartirlas.



"El Duelo es un Proceso Lineal"

Uno de los mayores mitos sobre el duelo es que ocurre en etapas y continúa en un camino estrictamente lineal hacia la curación (Vasquez, 2021). Sin embargo, algunas investigaciones han encontrado que el modelo de las etapas no siempre encaja con la experiencia única de las personas (Bennett, 2016). Se ha observado que algunos individuos no pasarán por ninguna etapa, mientras que otros sentirán solo algunos de los pasos o experimentarán un orden diferente (Vasquez, 2021). De acuerdo con Bennett (2016), la propia experiencia de duelo de un individuo puede depender de varios factores, como, por ejemplo, quién o qué se perdió, su red de apoyo, la educación, la personalidad, las creencias espirituales y la herencia cultural.

En realidad, el proceso de duelo se asemeja mucho menos a un conjunto ordenado de etapas y mucho más a una montaña rusa de emociones (Feldman, 2019). De hecho, ninguna teoría de etapas, hasta la fecha, ha sido capaz de explicar por completo cómo las personas afrontan una pérdida. Esto se debe a que, según Feldman (2019), el duelo es diferente para cada persona y cada pérdida, por lo que es importante no forzarse a adaptarse a la idea de otra persona sobre cómo debería ser el duelo.


"El Duelo y el Luto son lo Mismo"

La mayoría de las personas tiende a utilizar las palabras duelo y luto de manera intercambiable (Wolfelt, s.f.). Sin embargo, existen diferencias determinantes entre ambas expresiones (Vasquez, 2021). Aunque puedan surgir a partir de la misma experiencia, de ningún modo son lo mismo. Por un lado, el duelo se refiere a la internalización de los sentimientos y emociones relacionados con una pérdida (Vasquez, 2021). Se vincula con la experiencia personal y constituye una respuesta individual ante cualquier tipo de pérdida (Caballero, 2018). Por otro lado, el luto representa la expresión extrínseca del dolor, es decir, la respuesta social compartida abiertamente con los demás individuos (Caballero, 2018). Cuando se afirma que una persona está de luto, suele referirse al período inmediatamente posterior a una pérdida significativa (Vasquez, 2021). Según Vasquez (2021), para algunas personas tiende a prolongarse solo unos días; sin embargo, para otros, el luto puede extenderse varias semanas o incluso meses.


"Los Niños no Entienden la Muerte"

Existe la creencia errónea de que los niños pequeños no se afligen ni entienden lo que significa sufrir (Vasquez, 2021). Sin embargo, se ha observado que los niños son capaces de percibir las reacciones emocionales de las personas, y considerar que no comprenden lo que está ocurriendo sería un error significativo (Caballero, 2018). Es probable que no cuenten con las habilidades para expresar sus sentimientos o procesar emociones vinculadas al dolor; no obstante, experimentan dolor y sufrimiento. En consecuencia, resulta esencial que los infantes atraviesen el proceso de duelo simultáneamente con los demás miembros de la familia (Caballero, 2018). No obstante, según Vasquez (2021), la manifestación del duelo variará considerablemente según la edad, el nivel de madurez y la etapa del desarrollo en la que se encuentre el niño.



"Las Personas Deberían Seguir Adelante Después de un Año"

El mito de que se requiere un año para superar una pérdida significativa o la muerte de un ser querido genera presión sobre aquellos que sufren, instándolos a recobrarse de su dolor (Vasquez, 2021). Sin embargo, no todos los contratiempos toman un año para superarse; las pérdidas más trascendentales pueden prolongar el duelo más allá de ese período. La pauta de doce meses para superar el duelo es característica del duelo normal, pero no determina la duración del duelo para todos. Durante el primer año, la persona se adapta a la pérdida, experimentando cambios en su vida y rutina, algunos de los cuales pueden no manifestarse hasta mucho después de los primeros doce meses. Sin embargo, para algunas personas, conforme con Vasquez (2021), un año simplemente no es tiempo suficiente para acostumbrarse a su nueva vida.



Referencias

  1. Bennett, G. (2016). Busting the myths about grief. Sane Australia. Recuperado 25 August 2021, a partir de https://www.sane.org/information-stories/the-sane-blog/suicide-prevention/busting-the-myths-about-grief

  2. Caballero, B. (2018). Mitos sobre el duelo: trampas comunes en la gestión de la pérdida. La Mente es Maravillosa. Recuperado 25 August 2021, a partir de https://lamenteesmaravillosa.com/mitos-sobre-el-duelo-trampas-comunes-en-la-gestion-de-la-perdida/

  3. Feldman, D. (2019). Five Myths About Grief You May Believe. Psychology Today. Recuperado 25 August 2021, a partir de https://www.psychologytoday.com/us/blog/supersurvivors/201909/five-myths-about-grief-you-may-believe

  4. Lemos, R. (2015). 6 Mitos sobre el duelo. La Mente es Maravillosa. Recuperado 25 August 2021, a partir de https://lamenteesmaravillosa.com/6-mitos-duelo/

  5. Messelt, J. Top 5 Common Myths of Grief. Hospice of the Red River Valley. Recuperado 25 August 2021, a partir de https://www.hrrv.org/blog/top-5-common-myths-of-grief/

  6. Randall, K. Mitos y conceptos erróneos sobre el duelo. Willow House. Recuperado 25 August 2021, a partir de https://willowhouse.org/es/mitos-y-conceptos-erroneos-sobre-el-duelo/

  7. Vasquez, A. (2021). 10 Common Myths About Grief Debunked. Joincake.com. Recuperado 25 August 2021, a partir de https://www.joincake.com/blog/myths-about-grief/

  8. Wolfelt, A. Common Myths about Grief. Mintoschool.ca. Recuperado 25 August 2021, a partir de http://mintoschool.ca/Crisis%20Plan/Section%205/5-N%20Common%20Myths%20About%20Grief.pd

102 visualizaciones0 comentarios

Commenti

Valutazione 0 stelle su 5.
Non ci sono ancora valutazioni

Aggiungi una valutazione
bottom of page