top of page

La Célula Eucariota: Diferencias Entre el Reino Animal y el Vegetal

La célula es la unidad básica que comparten todos los seres vivos, desde los microorganismos unicelulares más pequeños hasta los organismos pluricelulares más complejos (Zahonero Bermejo, 2017). Sin embargo, a pesar de esta unidad común, las células no son idénticas entre sí. Entre los organismos vivos, los animales y las plantas se caracterizan por tener interacciones celulares más complejas, las cuales les permiten formar tejidos y órganos especializados con estos cuerpos microscópicos. En correspondencia con Zahonero Bermejo (2017), es fundamental destacar que, aunque comparten la misma base celular, las plantas y los animales exhiben notables diferencias en su estructura a nivel celular.



Diferencias Entre la Célula Animal y la Vegetal

Las células animales y vegetales comparten la característica de ser células eucariotas, lo que significa que su material genético está contenido en un núcleo separado del resto de la célula y presenta orgánulos membranosos que desempeñan funciones vitales para estos elementos microscópicos (Zahonero Bermejo, 2017). A pesar de esta similitud, existen diferencias específicas que permiten distinguir entre células vegetales y animales. De acuerdo con Zahonero Bermejo (2017), algunas de estas diferencias son tan notorias que, en la histología (estudio de los tejidos), se puede determinar si una muestra de tejido proviene de una planta o de un animal con solo observarla al microscopio.

Nutrición

Las plantas realizan la nutrición autótrofa mediante la fotosíntesis (Amador Sánchez, 2021). Así, pueden fabricar toda la materia orgánica que necesitan para vivir a partir de compuestos inorgánicos, como el dióxido de carbono. Esto significa que las plantas hacen sus propios nutrientes con la ayuda de sus cloroplastos. Los animales, en cambio, tienen una nutrición heterótrofa. Como no pueden hacer fotosíntesis, tienen que obtener la materia orgánica de otro ser vivo (ya sea una planta o un animal). Una vez que los nutrientes necesarios ingresan a la célula, las mitocondrias los utilizan para obtener energía. Los vegetales, por su capacidad de síntesis, son el primer eslabón de la cadena trófica y guardan el 80% del carbono orgánico terrestre. En contraste, según Amador Sánchez (2021), los animales se ubican en posiciones más altas en los ecosistemas que habitan, y gran parte de su energía se disipa entre cada eslabón trófico.

Estructuras Exteriores

La membrana plasmática, una doble capa lipídica que separa el medio interno del externo, es común a la célula animal y vegetal (Bertran Prieto, 2021). Sin embargo, su composición difiere en un aspecto clave: la célula animal tiene colesterol (un lípido que reduce la fluidez de la membrana) y la vegetal, no (Bertran Prieto, 2021). La célula animal sólo está delimitada por la membrana plasmática, pero la vegetal tiene una barrera adicional: la pared celular (Amador Sánchez, 2021). Esta estructura rígida brinda protección y sostiene los tejidos, pues la pared funciona como los cimientos para la organización celular (Zahonero Bermejo, 2017). Los tejidos de los animales también se componen de redes de células, pero sin pared celular. En su lugar, tienen la matriz extracelular, que no se ve en los tejidos vegetales. Conforme con Zahonero Bermejo (2017), este espacio está formado por proteínas estructurales, como el colágeno, que proveen un medio para conectar las células y dar forma a los tejidos.

A pesar de estas diferencias, la pared celular y la matriz extracelular comparten una función común: proporcionar soporte estructural (Zahonero Bermejo, 2017). La ausencia de pared celular en las células animales les permite adoptar una diversidad morfológica significativamente mayor en comparación con las células vegetales, que, debido a la presencia de la pared celular, mantienen una forma más constante, típicamente prismas rectangulares con escasa variación (Bertran Prieto, 2021). En correspondencia con Bertran Prieto (2021), este contraste se evidencia al considerar la diferencia morfológica entre una neurona y una célula muscular.

División Celular

El proceso de la división celular, ya sea mitosis o meiosis, es otra fuente de diferenciación entre la célula animal y la vegetal (Zahonero Bermejo, 2017). Cuando la célula se divide en dos, el mecanismo que emplea varía según el tipo celular. Mientras que en las células animales se lleva a cabo mediante la estrangulación de la membrana celular, en las células vegetales se produce a través de la formación de un tabique. De acuerdo con Zahonero Bermejo (2017), este tabique se convertirá en parte de la futura pared celular que separará las dos células hermanas.

Orgánulos

La característica principal de las plantas reside en su capacidad para obtener energía a través de la luz solar, es decir, realizar fotosíntesis (Zahonero Bermejo, 2017). Esta habilidad se atribuye a la presencia de un orgánulo exclusivo en las células vegetales, conocido como cloroplasto. Este orgánulo está encargado de llevar a cabo el proceso de fotosíntesis mediante el uso del pigmento clorofila, responsable del color verde en las hojas de las plantas y algunas algas (Zahonero Bermejo, 2017). De conformidad con Bertran Prieto (2021), las células animales no hacen fotosíntesis, por lo que evidentemente carecen de estos cloroplastos.

Tanto en células animales como vegetales se encuentran las vacuolas, orgánulos celulares que son compartimentos cerrados (o conectados con la membrana plasmática) con diferentes fluidos o compuestos sólidos en su interior (Amador Sánchez, 2021). Estos orgánulos tienen la función de almacenar sustancias, pero esta varía según el organismo al que pertenezca la célula. El tamaño y el trabajo de las vacuolas son otra diferencia entre las células animales y vegetales. Las vacuolas de los animales son pequeñas y almacenan productos de desecho, mientras que la vacuola de la planta es grande y ocupa gran parte del citoplasma. De hecho, según Amador Sánchez (2021), la vacuola de la célula vegetal puede ocupar hasta el 30% de su volumen.

Los cilios son apéndices cortos con forma de "pestaña" que se componen de microtúbulos y axonemas (Amador Sánchez, 2021). Estos apéndices tienen un diámetro de aproximadamente 0,25 micrómetros y una longitud de 15 micrómetros y se ubican en la superficie de muchas células animales y protozoarias. Algunos cilios facilitan el movimiento de la célula, mientras que otros desplazan fluidos. Las células ciliadas de tipo primario se hallan en todos los tejidos animales (excepto el sanguíneo) y su función principal es la percepción sensorial. En cambio, en correspondencia con Amador Sánchez (2021), las células vegetales no tienen cilios en ningún caso, probablemente por las limitaciones que impone la pared celular.

Las mitocondrias son los orgánulos más famosos en el campo de las células, ya que en ellos se realiza la respiración celular (Amador Sánchez, 2021). Estos orgánulos proveen la mayor parte de la energía metabólica a la célula, produciendo ATP a partir de sustratos metabólicos (glucosa, ácidos grasos y aminoácidos). La cantidad de mitocondrias es otra diferencia entre la célula animal y la vegetal. La célula animal tiene más mitocondrias que la vegetal, pues las células de un ser humano pueden tener de 2 a 2500, según el tipo de tejido y la demanda energética. Por otro lado, las células de las hojas de un vegetal tienen de 300 a 450 mitocondrias. De conformidad con Amador Sánchez (2021), esto se debe a que las células vegetales tienen plastidios y una vacuola gigante, lo que reduce el espacio disponible para las mitocondrias.

Citoesqueleto

El citoesqueleto es un componente esencial de las células, ya que les confiere forma, facilita el transporte de orgánulos y vesículas por el citosol y participa en la división celular (Zahonero Bermejo, 2017). Sin embargo, este componente presenta algunas diferencias entre las células animales y las vegetales (Zahonero Bermejo, 2017). Por ejemplo, en las células animales, el citoesqueleto incluye un orgánulo llamado centriolo, que consiste en unos microtúbulos que tienen dos funciones principales: ayudar a la separación de las células hijas durante la división celular y servir de vía para el desplazamiento de otros orgánulos (Zahonero Bermejo, 2017; Bertran Prieto, 2021). En cambio, según Zahonero Bermejo (2017), en las células vegetales, no se han detectado centriolos, ni tampoco células con capacidad de movimiento, debido a la presencia de la pared celular.



Referencias

  1. Amador Sánchez, S. A. (2021, septiembre 28). Diferencias Entre Célula Animal y Célula Vegetal. Muy Salud. https://muysalud.com/bioquimica/diferencias-celula-animal-celula-vegetal/

  2. Bertran Prieto, P. (2021, diciembre 2). Las 8 Diferencias Entre Célula Animal y Célula Vegetal (Explicadas). Medicoplus.com. https://medicoplus.com/ciencia/diferencias-celula-animal-celula-vegetal

  3. Zahonero Bermejo, M. (2017, abril 2). Las 4 Diferencias Entre la Célula Animal y la Vegetal. Psicología y Mente. https://psicologiaymente.com/salud/diferencias-celula-animal-vegetal

68 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page