top of page

La Teoría de los Cuatro Temperamentos Básicos de Galeno

Actualizado: 19 dic 2023

En las culturas occidentales antiguas, las teorías de la personalidad desempeñaron un papel crucial al buscar explicar las variaciones entre los individuos basándose en sus características fisiológicas (Figueroba, s.f.). Según Figueroba (s.f.), estos enfoques subrayaron específicamente la importancia de la proporción relativa de los humores, es decir, de los fluidos corporales.



La Teoría de los Humores

Una de las primeras figuras históricas que desarrolló la teoría de los cuatro humores fue el médico griego Hipócrates de Cos (Politi, 2020). En los siglos V y IV a.C., en la antigua Grecia, donde vivía Hipócrates, era de suma importancia creer que la totalidad de lo existente en el mundo se componía de diversos elementos entrelazados (Torres, s.f.). Por tanto, Hipócrates adoptó este enfoque, respaldando la idea de que el cuerpo humano constaba de cuatro sustancias fundamentales, denominadas también humores (Torres, s.f.). En la misma línea de pensamiento, el médico griego afirmó que tanto la salud como la enfermedad se atribuían al equilibrio o desequilibrio de estos humores en el cuerpo (Cercós, 2013). No obstante, según Cercós (2013), Hipócrates añadió que existían otras causas, tales como las estaciones, los vientos, la ubicación geográfica del individuo, su género e incluso la etapa de la vida en la que se encontraba, factores que incidían en las cantidades de los distintos humores segregados por el cuerpo.

Los fluidos corporales, o humores, están vinculados a los cuatro elementos básicos: aire, fuego, tierra y agua (de León, 2020). La bilis negra se asocia al elemento tierra, caracterizándose por el frío y la sequedad. Aquellas personas con una mayor cantidad de bilis negra en sus cuerpos tienden a experimentar tristeza y melancolía. Por otro lado, la bilis amarilla está relacionada con el elemento fuego, exhibiendo propiedades de calidez y sequedad. Aquellos con mayor cantidad de bilis amarilla suelen tener un carácter colérico y son fácilmente irritables. La sangre, ligada al elemento aire, se caracteriza por la calidez y la humedad. Individuos con más sangre en sus cuerpos son descritos como apasionados, volubles y activos. Finalmente, la flema se asocia al elemento agua, presentando propiedades de frío y humedad. Según de León (2020), aquellos con una mayor cantidad de flema tienden a mostrarse apáticos y fríos.



La Teoría de los Cuatro Temperamentos Básicos de Galeno

Basándose en todos los antecedentes mencionados, dos siglos después, Galeno de Pérgamo desarrolla su teoría de la personalidad (Rodríguez, 2016). En ese periodo, el médico realizó mayores esfuerzos para transformar la teoría de los humores en la teoría de los temperamentos básicos, partiendo de la idea de que cada uno de ellos corresponde a uno de los humores del cuerpo humano, para terminar aplicando esta visión a la psicología primitiva de esa época (Politi, 2020). En su perspectiva, los niveles de cada uno de los humores presentes en el cuerpo humano pueden explicar el estilo de personalidad y temperamento de una persona, lo que significa que al observar las cantidades de estas sustancias, se puede comprender el estilo de comportamiento y la expresión de emociones, entre otros aspectos (Torres, s.f.). De la misma forma, en correspondencia con Cercós (2013), agrega que estos humores se crean a partir de la comida que se le da al cuerpo y de su calor innato.

Temperamento Sanguíneo

Galeno, en sus afirmaciones, describe a las personas sanguíneas como individuos que se distinguen por su alegría y optimismo, buscando constantemente la compañía de otros (Politi, 2020). De igual manera, manifiestan entusiasmo en sus interacciones sociales, orientando su comportamiento más hacia los sentimientos que hacia conclusiones derivadas del análisis racional (Torres, s.f.). Además, estos individuos suelen cambiar fácilmente de opinión y actuar con poca disciplina, ya que se guían por la búsqueda del placer inmediato (Politi, 2020). Esto se refleja en su tendencia a dejar tareas sin finalizar con frecuencia (Torres, s.f.). En correspondencia con Politi (2020), según la teoría de los cuatro temperamentos, su elemento relacionado es el aire.

Temperamento Flemático

El temperamento flemático se caracteriza por manifestar una inclinación hacia un comportamiento tranquilo y sereno, abordando las metas de manera perseverante y racional (Torres, s.f.). Conforme a la teoría de Galeno, aquellos individuos que exhiben este tipo de temperamento atribuyen una gran importancia a la precisión en sus procesos mentales y acciones (Torres, s.f.). Estos individuos rara vez experimentan enojo y no expresan excesivamente sus emociones, lo que puede dar la impresión de cierta indiferencia (Politi, 2020). Asimismo, muestran una tendencia a la timidez y evitan asumir roles de liderazgo o destacar en el centro de la atención (Torres, s.f.). De acuerdo con Politi (2020), según la teoría de los cuatro temperamentos, a estas personas les corresponde el elemento agua.

Temperamento Colérico

Las personas que son conocidas por su temperamento colérico son particularmente enérgicas, proactivas e independientes (Politi, 2020). Asimismo, muestran una tendencia a comprometerse siempre con una actividad o a emprender un proyecto, y defienden activamente sus puntos de vista y posiciones en las diferentes situaciones que viven (Torres, s.f.). De la misma forma, creen en sus propios estándares y no temen enfrentarse a los demás, por lo que son asertivas y destacan en los puestos de liderazgo (Politi, 2020). Sin embargo, si este tipo de temperamento es muy extremo, dará lugar a muchos conflictos y hostilidades (Torres, s.f.). De conformidad con Politi (2020), según la teoría de los cuatro temperamentos, el elemento relacionado con ellos es el fuego.

Temperamento Melancólico

Las personas reconocidas por su temperamento melancólico demuestran ser emocionalmente sensibles, creativas, introvertidas, abnegadas y perfeccionistas (Torres, s.f.). En cierta medida, este tipo de temperamento puede estar vinculado al reciente concepto de personas altamente sensibles, aunque se defina de manera más general (Politi, 2020). A pesar de encontrar placer en tareas que demandan esfuerzo y sacrificio personal, enfrentan dificultades al decidir cuándo iniciar un proyecto debido a su espíritu perfeccionista y la preocupación generada por la incertidumbre sobre lo que sucederá (Politi, 2020). Adicionalmente, el temperamento melancólico abarca a individuos con inclinación hacia la fantasía y la imaginación, pero también con predisposición a experimentar emociones negativas, especialmente la tristeza (Figueroba, s.f.). De conformidad con Torres (s.f.), según la teoría de los cuatro temperamentos, su elemento es la tierra.



La Teoría de los Cuatro Temperamentos y la Psicología

Esta teoría ha sido un referente a lo largo de la historia de la psicología, sin embargo, actualmente no se considera una teoría válida (de León, 2020).  Por un lado, no se formuló sobre ideas y posiciones filosóficas aceptadas en la actualidad, y por otro lado, la descripción de los diferentes temperamentos es muy ambigua (Torres, s.f.). Esto implica que, aunque pueda resultar inspirador ver reflejada la propia personalidad en alguno de estos temperamentos, es muy posible que parte del interés que genera este sistema de clasificación se deba al efecto Forer. Finalmente, en la época de Galeno, la psicología como ciencia no existía, y apenas comenzaba a entenderse el funcionamiento del mundo y del cuerpo humano. En ese contexto, se recurrió a conceptos poco definidos, compuestos por varias ideas que, aunque intuitivamente se pueden relacionar entre sí, no se puede justificar que estén unidas. Por ejemplo, según Torres (s.f.), no hay razón para que dentro del temperamento flemático deban unirse el carácter tranquilo y una forma de pensar racional.



La Teoría de los Temperamentos en la Actualidad

La obra de Galeno ha sido un referente destacado a lo largo de los siglos en la historia de la psicología (de León, 2020). Aunque la teoría de los cuatro temperamentos no cuenta con validez científica en la actualidad, este hecho no impide que haya sido una fuente de inspiración para varias teorías contemporáneas de la personalidad en el ámbito de la psicología moderna (Torres, s.f.). En correspondencia con Torres (s.f.), numerosos estudiosos de la personalidad han utilizado el concepto de temperamento como base para el desarrollo de pruebas y herramientas de medición de la personalidad.



Referencias

  1. Cercós, A. (2013). LOS CUATRO TEMPERAMENTOS. Zaguan.unizar.es. Recuperado 20 July 2021, a partir de https://zaguan.unizar.es/record/12504/files/TAZ-TFG-2013-898.pdf

  2. de León, Á. (2020). Teoría de los cuatro humores. Medium. Recuperado 20 July 2021, a partir de https://medium.com/introducción-a-la-psicolog%C3%ADa-ugr/teor%C3%ADa-de-los-cuatro-humores-bc75b734aa44

  3. Figueroba, A. Los 4 temperamentos: como se explicaba la personalidad en la Antigüedad. Viviendo La Salud. Recuperado 20 July 2021, a partir de https://viviendolasalud.com/cuerpo-y-mente/tipos-temperamento

  4. Politi, M. (2020). LOS 4 TEMPERAMENTOS. Es.linkedin.com. Recuperado 23 July 2021, a partir de https://es.linkedin.com/pulse/los-4-temperamentos-marcela-politi

  5. Rodríguez, C. (2016). Teoría de los 4 temperamentos: Así definió las personalidades Galeno, ¿cuál eres tú? | Guioteca.com. Guioteca.com | Psicología y Tendencias. Recuperado 20 July 2021, a partir de https://www.guioteca.com/psicologia-y-tendencias/teoria-de-los-4-temperamentos-asi-definio-las-personalidades-galeno-cual-eres-tu/

  6. Torres, A. Los 4 temperamentos del ser humano. Psicologiaymente.com. Recuperado 20 July 2021, a partir de https://psicologiaymente.com/personalidad/temperamentos-ser-humano

5327 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page