top of page

Giambattista della Porta (1535 - 1615)

Actualizado: 6 mar

Giambattista della Porta, reconocido por su ingenio único y extenso, mostraba un interés profundo en diversas disciplinas, que abarcaban desde la cosmología, la meteorología y la física, hasta la biología, la psicología humana, la filosofía moral y la política (Fernández & Tamaro, 2004; Kodera, 2021). Se destacó como un autor prolífico en temas que, en su momento, se asociaban con corrientes alternativas a la filosofía natural aristotélica (Kodera, 2021). Conforme con Kodera (2021), esta versatilidad le permitió convertirse en una de las figuras más célebres y exitosas de la vida intelectual de la segunda mitad del siglo XVI y posteriores.

Della Porta se encontraba constantemente en la intersección entre la ciencia y la magia, y entre la fe y la superstición (Fernández & Tamaro, 2004). A pesar de esta dualidad, fue uno de los autores que más contribuyó a la formación del pensamiento científico moderno durante la época de la Contrarreforma. Su obra "De la magia natural" le otorgó fama europea y es considerada el mejor reflejo de su personalidad. A pesar de su aparente ingenuidad y su entusiasmo en la búsqueda de la piedra filosofal, así como el ambiente misterioso que a veces rodeaba sus descubrimientos, della Porta demostró un rigor en sus investigaciones y algunas de sus conclusiones fueron de gran importancia. De acuerdo con Fernández & Tamaro (2004), entre sus logros más notables, se le atribuye la invención de la cámara oscura y, según algunos autores, tuvo un papel preponderante en la construcción de los primeros telescopios.



Biografía

Giambattista della Porta, quien vio la luz por primera vez en Vico Equense en 1535, era hijo de Nardo Antonio della Porta, un hombre de considerable riqueza y relevancia, propietario de tierras y barcos (Buzzi, 2016; O’Connor & Robertson, 2010). Desde el año 1541, su padre sirvió al emperador Carlos V como Scrivano di Mandamento, es decir, secretario del emperador a cargo de los recursos civiles frente al vicariato. La madre era hermana de Adriano Guglielmo Spadafora, un hombre erudito que trabajaba como conservador en los archivos de Nápoles. Su educación fue en gran parte gracias a su padre, un intelectual cuya casa se convirtió en un punto de encuentro para filósofos, matemáticos, poetas y músicos (O’Connor & Robertson, 2010). Según Buzzi (2016), della Porta y sus hermanos fueron criados para ser caballeros, aprendiendo a bailar, montar, participar en torneos y juegos, comportarse correctamente y vestirse adecuadamente para lucir bien en todas estas ocupaciones.

En el año 1558, cuando della Porta tenía veintitrés años, publicó los cuatro volúmenes de "Magiae naturalis, sive de miraculis rerum naturalium" (O’Connor & Robertson, 2010). En este libro, examinó el mundo natural, afirmando que puede ser manipulado por el filósofo natural a través de experimentos teóricos y prácticos. La obra aborda una variedad de temas, incluyendo la demonología, el magnetismo y la cámara oscura. O’Connor & Robertson (2010) mencionan que, originalmente fue escrita en latín, la obra fue posteriormente traducida al francés, italiano y alemán, convirtiéndose en un libro de amplia lectura.

En el año 1560, se conformó una sociedad bajo la dirección de Giambattista della Porta, conocida como la Accademia dei Segreti o los Otiosi (O’Connor & Robertson, 2010; Buzzi, 2016). Esta sociedad, una de las primeras comunidades científicas de Europa, tenía como objetivo descubrir los secretos de la naturaleza (Buzzi, 2016). Cualquier individuo que deseara unirse a esta sociedad debía demostrar que había realizado un nuevo descubrimiento en las ciencias naturales. De acuerdo con Buzzi (2016), esta academia primigenia tuvo que disolverse cuando sus miembros fueron sospechosos de tratar con el ocultismo.

En el año 1563, publicó "De Furtivis Literarum Notis", un trabajo relacionado con la criptografía, en el que especificó el primer cifrado sustituto conocido (Buzzi, 2016). En el transcurso de la Inquisición española, unos cuantos de sus amigos fueron encarcelados. Sin embargo, para ingresar a la prisión, todo se revisaba a excepción de los huevos. De conformidad con Buzzi (2016), esto lo llevo a inventar un método para escribir mensajes secretos dentro de la cáscara del huevo utilizando una mezcla de pigmentos vegetales y alumbre.

En el año 1566, publicó "Arte del ricordare", una obra en la cual describía cómo utilizar dispositivos mnemotécnicos para mejorar la memoria (O’Connor & Robertson, 2010). Según Giambattista della Porta, para organizar la memoria, se debe construir una galería mental poblada de imágenes llamativas de personas o grupos de personas (Kodera, 2021). En correspondencia con O’Connor & Robertson (2010), de esta obra se concluye que la memoria de della Porta se debía más a su capacidad de clasificación y organización que a un ingenio natural.

En noviembre del año 1579, fue invitado a unirse al servicio de Luigi, cardenal d’Este (O’Connor & Robertson, 2010). Necesitado de un patrocinador, se trasladó a Roma dos meses después y vivió en el Palazzo d’Este. Allí llevó a cabo su trabajo científico financiado por el cardenal, aunque causó inconvenientes, ya que insistía en irse a la cama inmediatamente después de cenar, se levantaba muy temprano y hacía mucho ruido cuando iba a estudiar antes del desayuno. De la misma manera, conforme con O’Connor & Robertson (2010), exigía que se mantuviera un silencio total siempre que estuviera trabajando o durmiendo.

Después de un período de enfermedad, della Porta se unió al servicio del cardenal en Venecia en diciembre de 1580 (O’Connor & Robertson, 2010). Allí, trabajó con espejos parabólicos y lentes, descubriendo que la experiencia veneciana con el vidrio era muy útil. Pasó un tiempo en la corte del duque Alfonso II de Este en Ferrara, pero en abril de 1581 regresó a Nápoles, aunque continuó trabajando para el cardenal. Al igual que su Academia en épocas anteriores, su casa se convirtió en un lugar de encuentro para los sabios de la región. Como muchos científicos de la época, se dedicó a intentar transformar el metal común en oro y creyó haber encontrado el secreto. Sin embargo, según con O’Connor & Robertson (2010)después de realizar más experimentos, della Porta descubrió que su método no tenía éxito.

En 1583, publicó "De humana physiognomonia" (Buzzi, 2016). En este trabajo, explicó su interpretación de cómo el comportamiento de los animales y los seres humanos se asocia con la apariencia física. Se basó en la idea de que los rasgos físicos están relacionados con los aspectos morales y psicológicos de una persona (Buzzi, 2016). Este tema fue tratado con cierto recelo por la Iglesia católica romana, que en esa época incluía muchas obras en el Índice de Libros Prohibidos (O’Connor & Robertson, 2010). Sin embargo, después de una larga espera de tres años, el libro fue aprobado por los censores oficiales Durante la investigación para su trabajo, visitó varios lugares, incluyendo, por supuesto, la prisión pública (Buzzi, 2016). Durante la investigación para su trabajo, della Porta visitó varios lugares, incluyendo, por supuesto, la prisión pública (Buzzi, 2016). De acuerdo con Buzzi (2016), comparó sus hallazgos con los animales, encontró conexiones y dio sus interpretaciones.

En el año 1588, recogió especímenes botánicos raros y cultivó plantas exóticas (Buzzi, 2016). En su trabajo "Phytognomonica", enumera las plantas según su ubicación geográfica y registra las primeras observaciones de esporas fúngicas, lo que lo convierte en un pionero en micología. En el año 1589, en la víspera de la revolución científica, fue el primero en desafiar, con bases experimentales, la antigua afirmación de que el ajo podía desmagnetizar los imanes. Este hecho representa una de las primeras instancias en las que la autoridad de los autores antiguos fue reemplazada por afirmaciones científicas respaldadas por experimentos. La Academia Secretorum Natura fue reemplazada por la Accademia dei Lincei en el año1603. Esta nueva academia fue fundada por Federico Cesi, junto con otros tres amigos. Según Buzzi (2016), los cuatro fundadores eligieron el nombre Lincei del libro "Magia naturalis" de della Porta, que tiene una ilustración del legendario felino en la portada.

En el año 1611, se unió a la Accademia dei Lincei, que se convirtió en una de las academias más relevantes de su tiempo (Buzzi, 2016). En el año 1874, después de la unificación de Italia, Quintino Sella, un piamontés, transformó la Accademia dei Lincei en la Accademia Nazionale Reale dei Lincei, convirtiéndola en la academia científica oficial del país (Buzzi, 2016). Los últimos años de su vida los dedicó exclusivamente al teatro y a los estudios sobre la atmósfera (Fernández & Tamaro, 2004). En correspondencia con Kodera (2021), en febrero del año 1615, della Porta falleció en la casa de su hija Cinzia.



Obras

El tratado titulado "De la magia natural", compuesto por cuatro volúmenes y publicado en Nápoles en el año 1558, es un trabajo peculiar que combina prácticas mágicas con ensayos científicos (Fernández & Tamaro, 2004). Este trabajo congrega una serie de observaciones experimentales interesantes, como por ejemplo recetas para ruborizar el rostro, para engendrar hijos hermosos o para cultivar melocotones sin hueso, así como descripciones de criaturas monstruosas, incluyendo un dragón volado. Asimismo, según Fernández & Tamaro (2004), el creador hace observaciones significativas sobre los espejos denominados "ustorious", es decir, curvos.

En la edición del año 1589, se menciona que, además de explicar una especie de linterna mágica, el autor describe el efecto de las lentes (Fernández & Tamaro, 2004). Afirma que con lentes cóncavas se puede ver objetos más pequeños pero más nítidos, y con lentes convexos se puede aumentar el tamaño de los objetos, aunque estos aparecerán borrosos. De esta manera, descubrió que al combinar lentes cóncavos y convexos, los objetos se percibirán más nítidos y, al mismo tiempo, más grandes, tanto los objetos cercanos como los distantes. Esta constatación permite declarar que, antes de Galileo Galilei, Giambattista della Porta consiguió construir un telescopio de largo alcance con un ocular divergente. Sin embargo, en correspondencia con Fernández & Tamaro (2004), algunos autores como por ejemplo Giambattista de Nelli argumentan, con razón, que Giambattista della Porta comprendía las lentes compuestas, pero sin llegar a construir ni a imaginar un verdadero telescopio.

En relación con este último tema, el autor también se ocupó en los nueve libros que componen su obra "De la refracción óptica", publicada en Nápoles en el año 1593 (Fernández & Tamaro, 2004). El primer libro trata del fenómeno de la refracción a través de la "pila cristalina" o de la esfera de cristal, y también a través de una semiesfera de cristal. A esto le sigue un conjunto de cinco libros dedicados a la estructura y al funcionamiento del ojo, así como al mecanismo de la visión. Finalmente, conforme con Fernández & Tamaro (2004), el octavo se ocupa de las lentes y el noveno del arco iris y de los colores producidos por la refracción.

Este tratado representa un período crucial en la historia de la ciencia (Fernández & Tamaro, 2004). Aunque los primeros siete libros y el noveno son una suma de los conocimientos de la época, se puede encontrar un criterio innovador en todos ellos, algo que no era común durante el siglo XVI. Destacó las deficiencias teóricas y las debilidades que los seguidores de las ideas de la época creían obligados a ocultar. Por ejemplo, anunció que, en términos de refracción, el análisis podría describir muchas cosas que aún no están claras y eliminar muchos errores. Sin embargo, el mayor interés radica en el octavo libro "De los lentes". Este es el primer estudio en el que se intenta una teoría de las lentes. De hecho, las lentes que se han utilizado para corregir la visión de los présbites desde el siglo XIII han sido ignoradas por la comunidad científica. No se encuentra la menor alusión a ellas hasta que della Porta las mencionó, y sólo ahora aspira a establecer una teoría basada en los conocimientos que se tenían sobre la "pila cristalina".

Finalmente, se le atribuyen veintinueve comedias, de las cuales se conservan catorce (Fernández & Tamaro, 2004). Entre ellas se pueden citar "Cintia", "El astrólogo", "La Chiappinaria", "El moro", “"Olimpia y "Los dos hermanos rivales". Además de estas obras, Fernández y Tamaro (2004) mencionan la tragicomedia “Penélope" y una tragedia inspirada en la vida de San Jorge.


Referencias

  1. Buzzi, A. (2016). La Phisiognomia de Giovanni Battista della Porta. Almarevista.com. Recuperado 9 November 2021, a partir de http://almarevista.com/revista/wp-content/uploads/2020/06/ALMA.V2N4.43-57.pdf

  2. Fernández, T., & Tamaro, E. (2004). Biografia de Giambattista della Porta. Biografiasyvidas.com. Recuperado 9 November 2021, a partir de https://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/porta_giambattista.htm

  3. Kodera, S. (2021). Giambattista della Porta. Plato.stanford.edu. Recuperado 9 November 2021, a partir de https://plato.stanford.edu/entries/della-porta/

  4. O'Connor, J., & Robertson, E. (2010). Giambattista della Porta - Biography. Maths History. Recuperado 9 November 2021, a partir de https://mathshistory.st-andrews.ac.uk/Biographies/Porta/


214 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page