top of page

Mitos de la Meditación

Cuidarse adecuadamente ha emergido como una prioridad para muchos individuos, cubriendo un amplio espectro de aspectos que influyen en el bienestar (Gutiérrez, 2021). En este sentido, adoptar un estilo de vida activo se presenta como una sugerencia valiosa, abogando por la incorporación regular del ejercicio físico en la rutina diaria. Este cambio se erige como una decisión proactiva para dejar atrás el sedentarismo, experimentando así una notable sensación de bienestar, energía y ligereza. Además, otro aspecto que no debe pasarse por alto es la alimentación. Las personas, conscientes de la importancia de mantener un equilibrio nutricional, buscan maneras de seguir una dieta que no solo sea equilibrada, sino también saludable. Sin embargo, también es importante no descuidar otros aspectos. Por ello, según Gutiérrez (2021), cada vez es más común que las personas le den una oportunidad a la meditación, una práctica en crecimiento que promete beneficios tanto físicos como emocionales.

En consonancia con la creciente demanda de métodos para calmar la mente y aliviar las tensiones diarias, la meditación ha experimentado un notable aumento en su popularidad (Gutiérrez, 2021). Esta práctica, reconocida por su capacidad para tranquilizar la mente, liberar presiones y disminuir los niveles de estrés y ansiedad que son tan comunes en la sociedad contemporánea, se ha convertido en un recurso valioso para muchos individuos. A pesar de estos puntos a favor, Gutiérrez (2021) menciona que persisten dudas sobre la conveniencia de meditar y falsos mitos que, aceptados sin verificar su veracidad, pueden generar recelos hacia esta práctica.



"Meditar Implica Dejar la Mente en Blanco"

Algunas personas sostienen la idea de que la mente debe encontrarse desprovista, liberada de pensamientos; no obstante, resulta inevitable evitar el ejercicio mental (Aguirre, 2019). De manera continua, la mente alberga un cúmulo de ideas, recuerdos e imágenes, ya sea de manera consciente o inconsciente. En este contexto, la meditación emerge como una poderosa herramienta para alcanzar la plena conciencia de todas las formas de pensamiento que se alojan en la mente. Es importante comprender que los pensamientos siempre estarán presentes, y la meta no consiste en combatirlos. Conforme con Aguirre (2019), adoptar la resistencia no es el camino adecuado, puesto que esto solo conlleva a mayores niveles de estrés.

La propuesta es no dejarse llevar por los pensamientos que surgen, observarlos y permitir que se vayan, centrando la atención, por ejemplo, en la respiración, sin dejar que los pensamientos distraigan (Gutiérrez, 2021). Al ser conscientes de los pensamientos positivos y/o negativos que inundan la mente, se comprende por experiencia propia que existen ciertos patrones mentales (Aguirre, 2019). Por ello, la meditación facilita el pensamiento claro, permitiendo observar los pensamientos como espectadores y regresar a la calma con mayor éxito en caso de distracciones durante la práctica (Morales Franco, s.f.). Además, se percibe la posibilidad de prestar atención a la mente para soltar o cambiar lo que no resulta útil (Aguirre, 2019). De esta manera, esta práctica conduce a una sensación de libertad al quitar cargas innecesarias, al ser menos presa de pensamientos obsesivos y reiterativos del pasado o del futuro que carecen de utilidad. Aguirre (2019) menciona que, al reducir la identificación con estos pensamientos, se logra una mayor claridad mental.



"La Meditación es Para Quienes Buscan Escapar de la Realidad"

El verdadero propósito de embarcarse en la práctica de la meditación va más allá de simplemente desconectar y distanciarse de la realidad; de hecho, implica sintonizar y establecer un auténtico contacto con el verdadero ser interior, superando cualquier situación externa que se presente (Calvo, 2022). A pesar de que algunas personas intentan utilizar la meditación como una vía de escape para eludir conflictos internos no resueltos, esta aproximación realmente contradice las enseñanzas fundamentales de la sabiduría sobre la meditación y la atención plena. La meditación, lejos de ser una evasión, ofrece diversas técnicas diseñadas específicamente para identificar, movilizar y resolver esos conflictos internos que son la raíz de emociones negativas. En tales situaciones, Calvo (2022) recomienda abordarlos con un terapeuta que pueda ayudar a explorar y sanar de manera segura el dolor del pasado, permitiendo así el retorno a un estado natural de plenitud, amor y armonía interior.



"Con la Meditación se Tienen Experiencias Extraordinarias o Místicas"

Aunque la experiencia meditativa pueda resultar intrigante, se puede concebir la noción de que la efectividad de la meditación se relaciona con la creencia de que es necesario presenciar fenómenos extraordinarios o tener sensaciones místicas (Aguirre, 2019). Este tipo de expectativas podría generar frustración si la persona no experimenta ninguna vivencia extrasensorial (Aguirre, 2019). Más allá de estas expectativas, los beneficios reales de la meditación se experimentan a lo largo del resto de la jornada, cuando la persona no está meditando y se ocupa de sus actividades diarias (Calvo, 2022). Al concluir la sesión de meditación, se lleva consigo una sensación de quietud y calma mental derivada de la práctica, lo cual facilitará ser más creativo, mantenerse centrado y ser más agradable consigo mismo y con el entorno (Calvo, 2022). Según Aguirre (2019), la manifestación de una respuesta emocional diferente en situaciones que solían generar irritación, ofensa o indignación señala un progreso frente a los desafíos emocionales.



"Para Meditar se Necesita un Lugar Tranquilo"

La incorporación de la meditación en la vida cotidiana no siempre requiere un rincón tranquilo y un momento específico (Morales Franco, s.f.). De hecho, se puede explorar la meditación incluso en entornos bulliciosos y llenos de distracciones. Algunas técnicas de atención plena proponen, como ejemplo, tomarse unos minutos de pausa durante la rutina diaria para dirigir la atención a la respiración. Esto puede ser útil en situaciones como el tráfico vehicular, durante una conversación intensa o incluso mientras se disfruta del desayuno. A pesar de esta flexibilidad, es beneficioso dedicar una práctica más formal de meditación en un entorno que brinde comodidad y permita una concentración más profunda. No es imprescindible que sea un espacio completamente silencioso o un templo dedicado, pero sí es útil elegir un lugar donde sea más fácil controlar las distracciones externas. De acuerdo con Morales Franco (s.f), este entorno propicio permitirá reservar unos minutos de silencio, facilitando así la continuación y profundización de la meditación.



"Se Necesitan Muchos Años de Práctica Para Tener Éxito en la Meditación"

Si bien es cierto que con las primeras sesiones no se obtienen los resultados esperados, tampoco es necesario esperar años para que resulten efectivas (Gutiérrez, 2021). Científicamente se ha demostrado cómo los efectos de la meditación generan cambios en la mente y en el cuerpo con unas pocas semanas de entrenamiento (Aguirre, 2019). Por ejemplo, el programa de Reducción del Estrés Basada en Mindfulness (MBSR) contribuye a disminuir los niveles de estrés y ansiedad, trayendo mayor calma y armonía a la vida. Entre los aspectos más importantes se encuentra que incrementa los niveles de consciencia, los cuales a la larga se traducen en un mejor desempeño en el entorno social y laboral. En términos generales, Aguirre (2019) menciona que los científicos que han estudiado por décadas la meditación concluyen lo que las tradiciones espirituales en tiempos remotos ya sabían: la práctica continua ayuda a reconocer todo aquello que contribuye a la infelicidad y así, crear mayor claridad mental a través de la liberación de la toxicidad emocional.



"La Meditación es una Práctica Religiosa"

Aunque la meditación ha sido parte de diversas prácticas espirituales o religiosas a lo largo de la historia, no se presenta como una religión o tendencia espiritual en sí misma (Morales Franco, s.f.). Esto quiere decir que cualquier persona, independientemente de sus creencias o prácticas espirituales, tiene la capacidad de meditar sin contradecir su perspectiva o convicciones (Morales Franco, s.f.). La meditación se relaciona más con promover el bienestar y la salud, mejorar el rendimiento en entornos sociales mediante el desarrollo de habilidades de empatía, y crear ambientes armoniosos y mentalmente pacíficos al reducir factores estresantes (Aguirre, 2019). Contribuye a sentirse mejor consigo mismo, enriquecer la existencia y afrontar con mayor entereza los desafíos de la vida. Cabe destacar que toda meditación, por más simple y breve que parezca, generará resultados, incluso si son aparentemente invisibles. De acuerdo con Aguirre (2019), estos resultados se manifiestan gradualmente a medida que se accede a la conciencia pura que expande el ser.



Referencias

  1. Aguirre, L. A. (2019, marzo 15). El Arte de la Meditación: Mitos y Verdades. Magloire Aguirre. https://www.magloireaguirre.com/2019/03/15/el-arte-de-la-meditacion-mitos-y-verdades/

  2. Calvo, Ú. (2022, octubre 18). 7 Falsos Mitos Sobre la Meditación. Úrsula Calvo. https://ursulacalvo.com/blog/7-falsos-mitos-sobre-la-meditacion

  3. Gutiérrez, I. (2021, octubre 8). Falsos Mitos de la Meditación que Conviene Desterrar. El Confidencial. https://www.vanitatis.elconfidencial.com/estilo/ocio/2021-10-08/meditacion-falsos-mitos-desterrar-ideas_3303030/

  4. Morales Franco, A.P. (s.f). Mitos Acerca de la Meditación. Bambú. Recuperado el 12 de diciembre de 2023, de https://www.appbambu.com/blog/mitos-acerca-de-la-meditacion

33 visualizaciones0 comentarios

Commentaires

Noté 0 étoile sur 5.
Pas encore de note

Ajouter une note
bottom of page