top of page

Géraud de Cordemoy (1626 - 1684)

La psicología, una disciplina que ha experimentado una continua evolución a lo largo de la historia, ha sido enriquecida por las contribuciones de los diversos pensadores y teóricos que han dejado una huella perdurable en su desarrollo. Entre ellos, se destaca Géraud de Cordemoy, un filósofo francés del siglo XVII cuyos aportes en la psicología merecen un reconocimiento especial. Géraud de Cordemoy (1626 - 1684), con su perspicacia y agudeza intelectual, abordó de manera profunda y sistemática los misterios de la mente humana, sentando las bases de la psicología como disciplina científica en su tiempo. Sus investigaciones y reflexiones trascendieron los límites convencionales de su época y le permitieron establecer fundamentos sólidos para el estudio de los procesos mentales y el comportamiento humano.



Introducción a la Vida y Obra de Géraud de Cordemoy

Géraud de Cordemoy, también conocido como Gerauld de Cordemoy, nació el 6 de octubre del año 1626, siendo hijo de un profesor de la Universidad de París (Ablondi, 2022; Montagud, 2020). Era el tercero de los cuatro hijos que tuvieron Géraud y Nicole de Cordemoy, y el único varón en la familia (Ablondi, 2022). Su infancia temprana permanece en gran medida en la penumbra, ya que aparte de la pérdida de su padre a los nueve años, apenas se poseen registros que arrojen luz sobre esos primeros años de su vida. Si bien la fecha de su matrimonio con Marie de Chazelles no ha sido documentada, Ablondi (2022) menciona que el primero de sus cinco hijos llegó al mundo el 7 de diciembre de 1651, cuando Cordemoy tenía veinticinco años.

Además de ejercer como abogado para ganarse la vida, se involucró de manera intensa en los círculos filosóficos parisinos, lo que le permitió expandir su conocimiento y contribuir en el ámbito intelectual de la época (Ablondi, 2022). A través de su ferviente interés por la filosofía, tuvo la oportunidad de asistir a numerosos salones intelectuales en los que se debatían ideas y se intercambiaban conocimientos con destacados pensadores de la época. Durante estos encuentros, de acuerdo con Ablondi (2022), tuvo el privilegio de entablar relaciones con destacadas figuras como el Minim Emmanuel Maignan y el físico Jacques Rohault, quienes se encontraban al frente de enriquecedoras conferencias filosóficas.

En el año 1664, el ensayo "Discours de l'áction des corps" (Un discurso sobre la acción de los cuerpos), vio la luz y ocupó un lugar destacado en la publicación póstuma de la obra "Le Monde" (El mundo) de René Descartes, gracias al trabajo de Claude Clerselier (Ablondi, 2022). Este ensayo, que posteriormente se convertiría en el segundo de los seis discursos que conforman una de las obras más importantes de Cordemoy, "Le Discernement du corps et de l'âme en six discours pour servir à l'éclaircissement de la physique" (1666), marcó un hito en el pensamiento filosófico y científico de la época. Según Ablondi (2022), en esta obra, presenta su atomismo, sus argumentos a favor del ocasionalismo y sus relatos sobre la distinción y la interacción entre la mente y el cuerpo.

Otra obra de gran importancia fue el "Discours physique de la parole" (Un discurso físico sobre el habla), publicado en el año 1668, al igual que su "Copie d'une lettre ecrite à un sçavant religieux de la Compagnie de Jésus" (Una copia de una carta escrita a un erudito religioso de la Compañía de Jesús) (Ablondi, 2022). Este último trabajo representó su intento de conciliar la filosofía cartesiana con la narrativa de la creación que se encuentra en el Libro del Génesis. Por otro lado, su "Discours physique de la parole" abordó la producción del habla, lo que llevó a que Cordemoy fuera considerado uno de los filósofos franceses más destacados. De hecho, según Ablondi (2022), su influencia fue tan significativa que se convirtió en el modelo para el personaje del Maestro de Filosofía en la obra de Molière, "Le Bourgeois Gentilhomme”.

Aparte de las obras mencionadas anteriormente, dejó un legado filosófico y literario amplio y diverso, que incluye otras obras destacadas como su “Traitez de Metaphysique” (Tratado sobre Metafísica) y su "Traitez sur l'Histoire et la Politique" (Tratado de Historia y Política) (Ablondi, 2022). En correspondencia con Ablondi (2022), estas obras, a pesar de su menor extensión, contienen valiosas reflexiones y análisis sobre diversos temas de relevancia intelectual y social.

Además de sus logros como autor y pensador, desempeñó un papel en el ámbito académico y político (Ablondi, 2022). Fue director de l'Académie Française, habiendo sido elegido miembro en el año 1675, lo que le brindó la oportunidad de participar en debates intelectuales y colaborar con otros académicos. Asimismo, tuvo el honor de ser el tutor de Delfín, el hijo del rey Luis XIV, lo que demuestra el reconocimiento y la confianza depositada en su sabiduría y en su capacidad educativa (Ablondi, 2022). Su influencia como mentor y su participación en círculos intelectuales y políticos reflejan su importancia como figura destacada de la época.

Lamentablemente, la vida de Cordemoy fue truncada prematuramente por una súbita enfermedad cuando tenía apenas 58 años. (Ablondi, 2022). En el momento de su fallecimiento, estaba inmerso en la redacción de una historia de Francia, un proyecto monumental que finalmente fue completado por su primogénito, Louis - Géraud (Ablondi, 2022). Esta obra se publicó en dos volúmenes, el primero en el año 1685 y el segundo en el año 1689, y se convirtió en un importante legado histórico que abarcaba diversos períodos y eventos fundamentales de la nación francesa (Ablondi, 2022). La dedicación y el empeño de Cordemoy por llevar a cabo esta tarea evidencian su pasión por el conocimiento histórico y su deseo de contribuir a la comprensión de la identidad nacional.



La Teoría de "Acción a Distancia"

La aportación de Cordemoy a la psicología radica en su teoría de la "acción a distancia", la cual postula que la mente puede ejercer influencia sobre el cuerpo sin necesidad de una conexión física directa (Audi, 2015). Resulta interesante destacar que Cordemoy fue influenciado por el pensamiento cartesiano (Benítez & Velázquez, 2021). No obstante, Cordemoy fue un paso más allá al desarrollar que la mente y el cuerpo son dos entidades separadas que interactúan entre sí mediante la "acción a distancia” (Montagud, 2020). Esta idea tuvo un impacto en la comprensión de la relación entre la mente y el cuerpo en la psicología moderna. En efecto, según Audi (2015), esta teoría ha sido utilizada para explicar fenómenos como la hipnosis y la sugestión.

Esta teoría ha encontrado aplicaciones en el estudio de fenómenos como la telepatía y la clarividencia, suscitando un interés y debate en la psicología moderna (Audi, 2015). De acuerdo con esta teoría, la mente posee la capacidad de influir en el cuerpo incluso a través de grandes distancias, lo que sugiere la posibilidad de ejercer una influencia a distancia sobre otros cuerpos. Esta idea ha estimulado la exploración de nuevas formas de interacción y conexión entre individuos que van más allá de los límites convencionales de tiempo y espacio, planteando interrogantes acerca de la naturaleza de la mente y su capacidad para trascender las barreras físicas.



El Cuerpo Como Instrumento de la Mente

La contribución de Cordemoy en el ámbito de la filosofía se destaca por su desarrollo de la idea de que el cuerpo es un instrumento a través del cual la mente interactúa con el mundo (Manning, 2012). En esta concepción, el cuerpo se convierte en un medio fundamental para que la mente pueda manifestarse y llevar a cabo acciones en su entorno (Montagud, 2020). Conforme con Montagud (2020), esta visión se vincula con los avances de la psicología contemporánea, la cual ha explorado a fondo la relación entre el cuerpo y la mente, resaltando la importancia de su interacción para comprender la conducta humana en su totalidad.

En su primer discurso, aborda el concepto de "cuerpos", los cuales se asemejan a lo que hoy en día se entiende como átomos (Montagud, 2020). Estos cuerpos poseen una extensión limitada que les otorga una forma definida, que se denomina "figura". Asimismo, considera a los cuerpos como una sustancia indivisible, incapaces de fragmentarse en unidades más pequeñas. Por otro lado, sostiene que un cuerpo no puede atravesar a otro, estableciendo así una relación espacial entre ellos, la cual llama “lugar". Según Montagud (2020), el cambio de un cuerpo de un lugar a otro es conocido como "movimiento", mientras que cuando un cuerpo permanece en un lugar sin ser desplazado ni recibir ninguna fuerza externa se encuentra en estado de reposo.

Según Cordemoy, la materia puede ser comprensiblemente concebida como un conjunto de cuerpos, siendo estos últimos una parte integral de la materia misma (Montagud, 2020). En este sentido, de acuerdo con Montagud (2020), establece que cuando estos cuerpos se encuentran próximos unos a otros y se agrupan, adquieren la denominación de cúmulos; en cambio, si estos cuerpos experimentan un constante cambio de posición, adquieren la naturaleza de un fluido; y, por último, si los cuerpos están inseparablemente unidos, se configuran como una masa.

Cordemoy fue uno de los primeros en vislumbrar la conexión entre la física cartesiana y una corriente filosófica conocida como el ocasionalismo, la cual postula que Dios es la única causa verdadera y activa en el mundo (Montagud, 2020). Esta noción se expone de manera explícita en su cuarto Discurso, donde presenta la idea de que los cuerpos carecen de movimiento intrínseco, ya que siguen siendo cuerpos incluso cuando están en movimiento. En otras palabras, conforme con Montagud (2020), los cuerpos no experimentan una transformación hacia una entidad momentánea dotada de la propiedad del movimiento para luego volver a ser cuerpos en estado de reposo.

Por tanto, si los cuerpos no tienen la capacidad de generar movimiento por sí mismos, la fuente original de dicho movimiento no puede ser un cuerpo (Montagud, 2020). Dentro de la filosofía de Cordemoy, existen dos tipos de sustancias: los cuerpos y la mente, por lo tanto, la entidad que otorga movimiento a los cuerpos debe ser una mente. Sin embargo, la mente, al menos la humana, no posee la capacidad de generar movimiento. Por ejemplo, no podemos detener la reproducción de las células del hígado ni lograr detener el proceso de envejecimiento. Montagud (2020) menciona que, es a partir de esta consideración que llega a la conclusión de que la única entidad capaz de iniciar un movimiento es Dios, cuya mente infinita se caracteriza por su capacidad ilimitada para influir en los cuerpos.



El Lenguaje Como vía de Comunicación del Pensamiento

En su filosofía, se adentra en el intrincado dilema de cómo podemos estar seguros de que los demás seres humanos poseen la facultad de pensar (Montagud, 2020). Si bien cada individuo es consciente de su propia capacidad de pensar, resulta imposible adentrarse en la mente de los demás para confirmar si ellos también están inmersos en procesos de pensamiento o si, por el contrario, son meros autómatas desprovistos de tal capacidad. En correspondencia con Montagud (2020), ante este enigma, Cordemoy plantea una interesante perspectiva: la observación del lenguaje como vía para inferir la existencia del pensamiento en los demás.

El lenguaje humano se convierte en el canal por excelencia a través del cual los individuos son capaces de compartir su mundo de manera creativa (Montagud, 2020). Esta creatividad, intrínseca al lenguaje, escapa a cualquier explicación meramente mecánica que podría aplicarse a un autómata sin alma o a una maquinaria. De este modo, se establece una distinción entre el uso genuino del lenguaje, en el que se expresa el pensamiento, y el mero acto de producir sonidos sin un trasfondo cognitivo. Según Montagud (2020), el lenguaje verdadero implica la capacidad de emitir, a través del sonido, señales que reflejen el pensamiento interno, es decir, tener la habilidad de comunicar y compartir lo que alberga en la mente.

Para que pueda existir cualquier forma de discurso, plantea la necesidad de cumplir dos requisitos fundamentales. En primer lugar, se requiere el acto físico de producir sonidos mediante la voz, un atributo que surge del cuerpo mismo. En segundo lugar, es esencial contar con la facultad de pensamiento, una capacidad intrínseca del alma. Conforme con Montagud (2020), es solo a través de la conjunción de estos dos elementos que el lenguaje adquiere su significado y se convierte en una herramienta para transmitir y compartir los pensamientos más profundos y complejos.



El Poder Duradero de las Ideas de Cordemoy en la Psicología

Es impresionante cómo las obras de Cordemoy no solo ejercieron una influencia significativa en su propia época, sino que también se erige como un sólido ejemplo de cómo las ideas de un brillante pensador pueden perdurar a través del tiempo y seguir siendo relevantes en una disciplina, incluso siglos después de su fallecimiento (Montagud, 2020). Según Montagud (2020), las contribuciones de Cordemoy en una amplia gama de temas, como su polémica noción de "acción a distancia", así como su profunda exploración de la relación entre el cuerpo y la mente, han sido ampliamente retomadas y desarrolladas por otros pensadores y teóricos a lo largo de los años.



Referencias

  1. Ablondi, F. (2022). Géraud de Cordemoy (Stanford Encyclopedia of Philosophy). The Stanford Encyclopedia of Philosophy. Recuperado 26 de junio de 2023, de https://plato.stanford.edu/entries/cordemoy/

  2. Audi, R. (2015). The Cambridge Dictionary of Philosophy (2.a ed.). Cambridge University Press. https://ia800206.us.archive.org/25/items/RobertiAudi_The.Cambridge.Dictionary.of.Philosophy/Robert.Audi_The.Cambridge.Dictionary.of.Philosophy.pdf

  3. Benítez, L., & Velázquez, S.A. (2021). Descartes y sus Interlocutores (1.a ed.). Universidad Nacional Autónoma de México. https://ru.atheneadigital.filos.unam.mx/jspui/bitstream/FFYL_UNAM/4726/1/Descartes%20y%20sus%20interlocutores%20EIPE.pdf

  4. Capella, F. (2023, 20 marzo). Libertad, libre albedrío y determinismo. Instituto Juan de Mariana. Recuperado 26 de junio de 2023, de https://juandemariana.org/ijm-actualidad/analisis-diario/libertad-libre-albedrio-y-determinismo/

  5. Haas, D. (2022). Libertad de la Voluntad. LibreTexts Español. Recuperado 26 de junio de 2023, de https://espanol.libretexts.org/Humanidades/Filosof%C3%ADa/Introducci%C3%B3n_a_la_Filosof%C3%ADa_-_Filosof%C3%ADa_de_la_Mente_(Salazar_Ed.)/Libertad_de_la_voluntad_%E2%80%94_Introducci%C3%B3n_a_la_filosof%C3%ADa%3A_filosof%C3%ADa_de_la_mente

  6. Hatfield, G. (2023). Mind and Psychology in Descartes. En The Oxford Handbook of Descartes and Cartesianism (pp. 105-123). https://doi.org/10.1093/oxfordhb/9780198796909.013.6

  7. Manning, G. (2012). Descartes, Other Minds and Impossible Human Bodies. California Institute of Technology. https://quod.lib.umich.edu/cgi/p/pod/dod-idx/descartes-other-minds-and-impossible-human-bodies.pdf?c=phimp;idno=3521354.0012.016;format=pdf

  8. Montagud, N. (2020). Géraud de Cordemoy: Biografía de este Filósofo Francés. Psicología y Mente. Recuperado 26 de junio de 2023, de https://psicologiaymente.com/biografias/geraud-de-cordemoy

59 visualizaciones0 comentarios

コメント

5つ星のうち0と評価されています。
まだ評価がありません

評価を追加
bottom of page