top of page

Ciencia de la Meditación: Beneficios Para la Mente y el Cuerpo

Actualizado: 30 ene

La meditación ha experimentado una creciente popularidad, incorporándose de manera natural en diversos contextos y con distintos propósitos en la vida cotidiana (Rodríguez, 2017). Triglia (2015) menciona que, entre las corrientes de pensamiento que convergen en torno a la meditación, se destacan no solo las creencias y valoraciones personales, sino también investigaciones científicas que proporcionan una perspectiva sólidamente fundamentada sobre los beneficios de esta práctica tan buscada.



Meditación: Combustible para la Mente Creativa

Uno de los beneficios más interesantes de la meditación es que incentiva y, por ende, aumenta la creatividad (Rodríguez, 2017). En este sentido, Rodríguez (2017) y Calvo (2022) mencionan que, un estudio del año 2012 realizado por la Universidad de Leiden en los Países Bajos y otro posterior en 2014, llevado a cabo por la misma institución, descubrieron que la práctica de la meditación y técnicas de mindfulness influye en el proceso creativo, tanto en el pensamiento divergente como en el convergente, favoreciendo la creación de nuevos mapas mentales.

El pensamiento divergente, que permite a la parte consciente de la mente abrir espacios para la generación de nuevas ideas y diversos enfoques, y el pensamiento convergente, que demanda al cerebro la creación de respuestas correctas para resolver un problema, requiriendo lógica y velocidad, muestran una mejora significativa, según los resultados de este estudio (Calvo, 2022). Esta mejora beneficia los procesos creativos de la mente en ambos niveles, aumentando la creatividad y, por ende, la capacidad de generar nuevas ideas y pensamientos de manera más rápida, eficiente e ilimitada (Calvo, 2022). Según Rodríguez (2017), estos hallazgos respaldan la creencia de que la meditación puede tener una influencia duradera en la cognición humana, incluyendo cómo se conciben nuevas ideas y se experimentan los acontecimientos, no solo para meditadores experimentados, sino también para aquellos que son novatos en la práctica de la meditación.



Silencio que Sana: Meditación y la Batalla Contra el Estrés y la Ansiedad

Uno de los beneficios de la meditación es su capacidad para reducir y prevenir el estrés y sus efectos adversos (Triglia, 2015; Rodríguez, 2017). Un estudio publicado en enero del año 2017, realizado por la Universidad de Georgetown, Estados Unidos, reveló que las reacciones hormonales inflamatorias al estrés disminuyeron después del entrenamiento, específicamente tras la práctica de mindfulness (Rodríguez, 2017). En este ensayo clínico rigurosamente diseñado, se encontraron pruebas fisiológicas objetivas que respaldan la afirmación de que la meditación consciente combate la ansiedad. Según Rodríguez (2017), se descubrió que los pacientes con trastorno de ansiedad experimentaron una drástica reducción en las respuestas de la hormona del estrés y la inflamación ante situaciones estresantes después de completar un curso de meditación consciente, mientras  aquellos que siguieron un curso de manejo del estrés sin meditación experimentaron un empeoramiento en las respuestas.

Otro estudio publicado en mayo del año 2017, realizado por investigadores de la Universidad de Waterloo, Canadá, encontró que tan solo 10 minutos de meditación contribuyen a que las personas ansiosas mejoren su enfoque (Rodríguez, 2017). La investigación, que evaluó el impacto de la meditación en 82 participantes con ansiedad, reveló que desarrollar una conciencia del momento presente redujo los episodios de pensamiento repetitivo fuera de la tarea, un marcador distintivo de la ansiedad. Los investigadores explican que la mente errante constituye casi la mitad de la corriente diaria de conciencia de cualquier individuo. De conformidad con Rodríguez (2017), para las personas con ansiedad, los pensamientos repetitivos fuera de la tarea pueden afectar negativamente su capacidad de aprender, completar tareas o incluso funcionar con seguridad.

Finalmente, la investigación que involucró a pacientes con cáncer proporcionó datos sobre mejoras no solo en lo referente al estrés, sino también en síntomas de depresión, confusión y otras escalas, tanto en hombres como en mujeres (Triglia, 2015; Robledo Vico, 2017). Finalmente, en correspondencia con Robledo Vico (2017), en el caso de la meditación trascendental, otro estudio con 19 participantes demostró que sus niveles de estrés fueron menores gracias a la práctica de esta disciplina.



Mente Centrada: Descubre Cómo la Meditación Transforma la Atención

En diversas pruebas de multitasking y en una investigación sobre el attentional blink, se ha verificado que, cuando un estímulo es eclipsado por otro con poco margen de tiempo entre ellos, el individuo solo se da cuenta del primero (Triglia, 2015). Aquellas personas que estuvieron meditando exhibieron una reducción del attentional blink, indicando que aprendieron a gestionar de manera más efectiva los recursos cerebrales necesarios para la atención (Triglia, 2015). En correspondencia con Calvo (2022), un reciente estudio de la Universidad de Washington, Estados Unidos, ha examinado los cambios en la actividad cerebral a través de la meditación, revelando modificaciones en la red neuronal vinculada a los procesos de distracción mental, significativos en regiones directamente asociadas con la reducción de la actividad mental distractora, equilibrando así la actividad en el centro del cerebro.

Finalmente, otro estudio de la Universidad de Harvard, después de un programa de 8 semanas de meditación diaria, reveló aumentos significativos en la densidad de la materia gris en ocho regiones distintas. Dos de estas regiones son elementos clave en la capacidad de dirigir la atención y mostrar resistencia a las distracciones (Calvo, 2022). Además, se observó un aumento en la actividad de las áreas directamente asociadas con la capacidad cognitiva relacionada con el aprendizaje basado en la experiencia para una toma de decisiones óptima. En correspondencia con Calvo (2022), todas estas modificaciones mejoran las aptitudes fundamentales para afrontar cualquier situación externa con mayor ductilidad y capacidad resolutiva.



Meditación: Potenciando Pensamientos Positivos

Entre los beneficios de la meditación, no puede obviarse aquel que concierne a la psicología positiva, siendo esta una de las corrientes que más emplea las prácticas de relajación (Triglia, 2015). En un estudio publicado en la APA, se investigó cómo las personas pueden desarrollar recursos para hacer frente a las experiencias mediante la generación de emociones positivas (Triglia, 2015; Calvo, 2022). Los resultados indicaron que la meditación conduce a un aumento de emociones positivas en las situaciones que se experimentan a lo largo del día, potenciando la aparición de pensamientos positivos (Calvo, 2022). Gracias a este incremento de emociones positivas, se desencadenan una serie de efectos asociados a nivel mental, como mejoras en los procesos cognitivos relacionados con la memoria, la atención o la concentración; y también a nivel fisiológico, obteniendo mejoras en los sistemas cardíaco, respiratorio, digestivo e inmunológico. Según Calvo (2022), todo ello contribuye a alcanzar un mayor bienestar y una significativa mejora en la calidad de vida.



El Poder de la Meditación en las Relaciones Interpersonales

Se ha descubierto un beneficio adicional de la meditación en lo que respecta a las relaciones interpersonales (Triglia, 2015). Triglia (2015) menciona que, de acuerdo con los hallazgos de un estudio, se evidencia que dedicar unos minutos diarios a la práctica de la meditación no solo contribuye al bienestar personal, sino que también tiene la notable capacidad de fomentar una predisposición hacia un contacto más cercano con individuos desconocidos.



Meditación Diaria: Un Impulso Inmediato Para la Memoria

Entre los cambios que se producen en el cerebro a través de la práctica regular de la meditación, se observa una mejora significativa en la memoria (Calvo, 2022). En un estudio publicado por la American Psychological Association, se implementó un ensayo experimental que abarcó un programa de meditación diaria extendido a lo largo de 8 semanas. Los resultados revelaron un avance sustancial en la memoria de trabajo entre los participantes que se comprometieron con la práctica de la meditación. En correspondencia con Calvo (2022), esto contrastó significativamente con el grupo de control, que no experimentó el mismo programa, subrayando así la conexión directa entre la meditación regular y la mejora de la memoria.

Finalmente, una investigación realizada por la Universidad de California Irvine profundiza en la rapidez con la que la meditación puede impactar positivamente en el cerebro (Calvo, 2022). Este estudio evidenció cambios medibles en las regiones cerebrales relevantes para los procesos vinculados con la memoria de trabajo después de tan solo cuatro días de práctica de meditación diaria. Es decir, en correspondencia con Calvo (2022), la meditación ofrece, de manera casi inmediata, una mejora significativa en la memoria, como uno de sus muchos beneficios.



Descifrando el Bienestar: Efectos de la Meditación en la Salud Mental y Corporal

Muchas personas informan efectos positivos para su salud al practicar yoga y meditación, experimentando beneficios mentales y físicos (Rodríguez, 2017). Sin embargo, aún existe mucho por descubrir acerca de cómo exactamente estas prácticas afectan la salud. Un estudio, publicado en agosto del año 2017, examina los efectos de la meditación mediante la observación de marcadores fisiológicos e inmunológicos del estrés y la inflamación. Al estudiar a los participantes de un retiro intensivo con estas disciplinas durante tres meses, descubrieron que las prácticas impactaron positivamente los marcadores fisiológicos e inmunológicos del estrés y la inflamación y, además, mejoraron el bienestar subjetivo. Rodríguez  (2017) menciona que, este artículo, publicado en Frontiers in Human Neuroscience, investiga los efectos del yoga y la meditación sobre el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), la actividad sobre los efectos hipotalámicos de la adrenal pituitaria (HPA) y los marcadores inflamatorios.

Al estudiar a los participantes de un retiro intensivo de 3 meses de yoga y meditación, los investigadores descubrieron que las prácticas repercutían positivamente en la señalización del BDNF, la respuesta al despertar del cortisol (CAR) y los marcadores inmunológicos, además de mejorar el bienestar subjetivo (Rodríguez, 2017). Los datos mostraron que la participación en el retiro se asoció con una disminución autoinformada en la ansiedad y la depresión, así como el aumento de la atención plena. El equipo de investigación observó incrementos en los niveles plasmáticos de BDNF, un neuromodulador que desempeña un papel importante en el aprendizaje, la memoria y la regulación de procesos complejos como la inflamación, la inmunidad, la regulación del estado de ánimo, la respuesta al estrés y el metabolismo. También, según Rodríguez (2017), detectaron incrementos en la magnitud de la respuesta al despertar del cortisol (CAR), parte del eje hipotalámico suprarrenal de la hipófisis (HPA), sugiriendo una mayor resistencia al estrés.



Meditación: Potenciador del Sistema Inmunológico

Un estudio demostró que, dentro de un programa de Mindfulness, un grupo de voluntarios experimentó un aumento en la producción de anticuerpos contra la gripe (Triglia, 2015). En correspondencia con Triglia (2015), este hallazgo sugiere que la práctica de la meditación podría influir positivamente en el sistema inmunológico.



Descubriendo la Conexión: Meditación, Genes y Estructura Cerebral

En el año 2011, un estudio  llevado a cabo por el Hospital General de Massachusetts en Estados Unidos y publicado en la revista Psychiatry Research: Neuroimaging descubrió que la meditación, específicamente la atención plena, puede ocasionar cambios en las regiones cerebrales relacionadas con la memoria, el sentido del yo, la empatía y el estrés (Rodríguez, 2017). Este estudio fue el primero en documentar los cambios inducidos por la meditación en la materia gris. Después de analizar imágenes de resonancia magnética centradas en áreas donde se observaron diferencias en estudios anteriores sobre meditación, se identificó una mayor densidad de materia gris en el hipocampo, crucial para el aprendizaje y la memoria, y en estructuras vinculadas a la autoconciencia y la introspección. Según Rodríguez (2017), las reducciones informadas por los participantes en el estrés se relacionaron con la disminución de la densidad de materia gris en la amígdala, conocida por su papel en la ansiedad y el estrés.

Finalmente, otro estudio realizado en el año 2013 por investigadores de Estados Unidos, España y Francia, presentó los cambios moleculares después de un período de meditación (Rodríguez, 2017; Robledo Vico, 2017). La investigación examinó los efectos de un día de práctica intensiva de atención plena en un grupo de meditadores experimentados, en comparación con un grupo de sujetos control (Rodríguez, 2017). Tras ocho horas de práctica, "los meditadores" exhibieron diferencias genéticas y moleculares, incluyendo niveles alterados de maquinaria reguladora de genes y niveles reducidos de genes proinflamatorios, correlacionados con una recuperación física más rápida ante una situación estresante. Los cambios se observaron en los genes que son los objetivos actuales de los fármacos antiinflamatorios y analgésicos (Rodríguez, 2017). En este sentido, Robledo Vico (2017) menciona que, la meditación podría actuar como una especie de analgésico en la reducción de los efectos nocivos del estrés.



Redefiniendo el ADN: Las Huellas Moleculares de la Meditación

En junio del año 2017, un estudio reciente llevado a cabo por la Universidad de Coventry, ubicada en el Reino Unido, reveló que las intervenciones mente - cuerpo (MBI), como la meditación, el yoga y el Tai Chi, no sólo inducen la relajación, sino que también tienen la capacidad de "revertir" o compensar ciertas partes del ADN que podrían representar un factor de riesgo (Rodríguez, 2017). La investigación, publicada en la revista Frontiers in Immunology, examinó más de una década de estudios que analizaron cómo el comportamiento genético se ve influenciado por las intervenciones mente - cuerpo. En correspondencia con Rodríguez (2017), se concluyó que, al revisar de manera conjunta 18 estudios con la participación de 846 individuos a lo largo de más de 11 años, se observa un patrón en los cambios moleculares que ocurren en el cuerpo como resultado de las intervenciones mente - cuerpo y cómo estos cambios contribuyen al bienestar mental y físico de los pacientes. 

Los investigadores se centran en la afectación de la expresión génica, es decir, en cómo los genes se activan para producir proteínas que influyen en la composición biológica del cuerpo, el cerebro y el sistema inmunológico (Rodríguez, 2017). Además, se destaca que millones de personas en todo el mundo ya experimentan los beneficios para la salud derivados de las intervenciones mente - cuerpo, como el yoga o la meditación. Sin embargo, es posible que no se percaten de que estos beneficios se manifiestan a nivel molecular y pueden modificar la estructura del código genético. Rodríguez (2017) menciona que, según los investigadores, estas actividades dejan una "firma molecular" en las células, contrarrestando los efectos negativos del estrés o la ansiedad al modificar la expresión génica, lo que contribuye a mejorar el bienestar.



Meditación: Redefiniendo la Experiencia del Dolor

El alivio del dolor es otro de los campos en los que la investigación sobre la meditación muestra gran interés (Rodríguez, 2017). En este sentido, un estudio de la Universidad de Leeds Beckett, en el Reino Unido, publicado en junio de 2017, encontró que la meditación podría ser una alternativa más económica a los analgésicos tradicionales. En correspondencia con Rodríguez (2017), los resultados de la investigación sugieren que una sola sesión de meditación de diez minutos de atención plena, administrada por un terapeuta, puede mejorar la tolerancia al dolor, el umbral del dolor y reducir la ansiedad hacia el dolor. 

Otro estudio demostró que cuatro días de Mindfulness son suficientes para reducir la sensación de dolor y producir cambios en las estructuras cerebrales asociadas con el procesamiento del dolor (Triglia, 2015). Estudios anteriores habían explorado la posibilidad de aliviar el dolor sin opioides mediante la meditación (Rodríguez, 2017). Es el caso de un estudio realizado en marzo de 2016 por el Wake Forest Baptist Health, en Estados Unidos, publicado en la revista Journal of Neuroscience (Rodríguez, 2017). Este estudio reveló que, tras un breve periodo de entrenamiento en meditación, se experimentaba una disminución en la percepción del dolor inducido experimentalmente. Según Rodríguez (2017), los investigadores explican que estos resultados son importantes para aquellos que han acumulado tolerancia a los fármacos a base de opiáceos y están buscando una manera no adictiva para reducir su dolor.

Un estudio previo, llevado a cabo por el mismo centro y publicado en el año 2015, revela que la meditación consciente disminuye el dolor de manera más eficaz que el placebo (Rodríguez, 2017). Se empleó un enfoque de doble vía, utilizando puntuaciones de dolor e imágenes cerebrales, con el propósito de determinar si la meditación de atención plena se limita al efecto placebo o si sus efectos trascienden dicho efecto. Los resultados de este estudio indican que los participantes que practicaron la meditación de atención plena informaron una mayor reducción del dolor en comparación con aquellos que recibieron el placebo. Rodríguez (2017) menciona que, significativamente, los escáneres cerebrales revelaron patrones de actividad notablemente distintos entre la meditación consciente y el placebo en la reducción del dolor.



Referencias

  1. Calvo, Ú. (2022, octubre 17). Beneficios de la Meditación Diaria Avalados por la Ciencia. Úrsula Calvo. https://ursulacalvo.com/blog/beneficios-de-la-meditacion-diaria-avalados-por-la-ciencia-parte-1

  2. Robledo Vico, J. (2017, junio 2). Lo Dice la Ciencia: La Meditación es Buena Para la Salud. Diario AS. https://as.com/deporteyvida/2017/06/02/portada/1496403885_509817.html

  3. Rodríguez, E. M. (2017, agosto 29). ¿Qué nos Dice la Ciencia Sobre la Meditación? La Mente es Maravillosa. https://lamenteesmaravillosa.com/que-nos-dice-la-ciencia-sobre-la-meditacion/

  4. Triglia, A. (2015, junio 4). Los 7 Beneficios de la Meditación Avalados por la Ciencia. Psicología y Mente. https://psicologiaymente.com/meditacion/beneficios-meditacion-ciencia

208 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page